Última Hora

Siempre se ha dicho que los más pobres son los más afectados con el comportamiento de los precios de la canasta básica, y con los ajustes de salario; sin embargo, algunos expertos creen que esto ha cambiado. Veamos porqué.

En el Mercado Central, Johnny Arce, es el encargado de una tienda de joyería. A él le preguntamos si se define como una persona de clase baja, media o alta, y si el salario le alcanza para cubrir sus gastos.

Según expertos, el caso de Johnny es un claro ejemplo de que la clase media es hoy en día la más afectada con los aumentos de precios y tarifas, y con los ajustes de salarios, y ya no necesariamente los más pobres.

Además, los analistas señalan otra inquietud que tiene alto impacto para los bolsillos de la clase media. Y es que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se hizo para medir el consumo de los hogares de más bajos recursos, y esos datos se usan para hacer cálculos de salario para todos por igual.

Hemos visto cómo en productos de canasta básica como el aceite o el atún, los precios aumentaron más de un 30%, en dos años, y que alumnos desde primer grado ya van con celular a la escuela.

También hemos planteado que hay dudas acerca de si la inflación de precios se mide bien, y que en consecuencia a la vez esto estaría perjudicando los aumentos de salario.

La buena noticia es que en este momento el INEC está haciendo una nueva encuesta de ingresos y gastos que permitirá actualizar el IPC.

Con la nueva fotografía del gasto de los hogares se podrá medir mejor la inflación de los precios de la canasta básica.

No obstante, para que los aumentos de salario sean más justos en el país, quedan pendientes dos cosas. Una, que los aumentos se basen más en la productividad del trabajador, y segunda, que en los ajustes de salario no se tome en cuenta la misma inflación de precios, como si todos los trabajadores tuvieran los mismos gastos.