Última Hora

Jairo Mora Sandoval apareció muerto el 31 de mayo anterior en playa Moín en Limón, cuando realizaba un patrullaje para cuidar huevos de tortuga.

Un mes después de su fallecimiento, el crimen sigue impune y según los ambientalistas las autoridades han hecho poco por resolver el caso.

Aunque se desconocen las causas del crimen, se presume que Jairo habría sido asesinado por recolectores de huevos de tortuga.

Las autoridades aseguran que las dos comisiones que crearon ya han logrado varios puntos clave. Uno de ellos es la creación de un programa de educación ambiental en memoria de Jairo Mora, que le costaría al MINAE 20 millones de colones.

Además, se maneja la posibilidad de crear un área protegida en la zona, o bien, modificar el nombre del refugio Gandoca Manzanillo y agregarle el nombre del ambientalista.

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), podría entregar el estudio que avale esta área en los próximos meses.

El MINAE ya le solicitó al Ministerio de Hacienda descongelar 30 plazas para poder contratar más guardaparques.

Aunque según el viceministro de Aguas y Mares la cifra es insuficiente, este sería un primer paso para aliviar la situación de inseguridad que viven los ambientalistas y que afecta a la fauna del país.