Última Hora

Internacional

Panamá pide ayuda para determinar muerte de ocho bebés

Ocho recién nacidos murieron entre el 12 y el 17 de junio en la sala de neonatolagía del hospital Arnulfo Arias Madrid del CCS

AFP Agencia Hace 7/2/2013 2:14:00 PM

CIUDAD DE PANAMÁ, 2 julio 2013 (AFP) - Autoridades sanitarias de Panamá pidieron ayuda a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para determinar la causa de muerte de ocho bebés en un hospital público de la capital, y retiraron varios medicamentos del mercado mientras avanza la investigación, anunció una fuente oficial.

"Como todavía no hay un resultado concluyente", Panamá pidió apoyo para "determinar efectivamente cuál fue la causa" de la muerte de los ocho recién nacidos, dijo en conferencia de prensa el director del complejo hospitalario Caja del Seguro Social (CSS), Guillermo Sáez-Llorens.

"En este momento no hay nada concluyente de que sea un medicamento específico, cada medicamento por separado cumple con la literatura y las normas", aunque "no se descarta nada y se siguen haciendo las investigaciones", agregó.

Además de solicitar apoyo a la OPS, Panamá consultó al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Atlanta (Estados Unidos), así como al panameño Instituto Gorgas, una institución pública de investigación en salud.

Ocho recién nacidos murieron entre el 12 y el 17 de junio en la sala de neonatolagía del hospital Arnulfo Arias Madrid del CCS de la capital panameña por causas que aún se desconocen.

Según las autoridades, las primeras investigaciones indican que los infantes fueron medicados con dos tipos de heparina (un anticuagulante), pero se descartó que estos fármacos hayan provocado las muertes.

"No se han dado casos adicionales", aseguró Sáez-Llorens, quien manifestó que como medida preventiva mientras avanzan las investigaciones las autoridades sanitarias procedieron a la retirada del mercado de varios medicamentos.

En abril varios gremios panameños denunciaron la flexibilización de las normas para la entrada al país de medicamentos y dijeron que temían "daños a la salud".

En 2006, unas 200 personas murieron en Panamá intoxicadas con un jarabe para la tos que terminó siendo un veneno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 10% de los medicamentos en el mercado son falsos o de mala calidad, y son vendidos con supuestos registros sanitarios.