Última Hora

Ningún padre o madre de familia nace aprendido y por ello les resulta difícil lidiar con los ruidos y los tics de sus hijos, antes de que sean diagnosticados con el Síndrome de Tourette.

Algunos tienden a regañar, criticar y hasta castigar a sus hijos, por esas conductas que no pueden controlar y cuando reciben el diagnóstico, los invade la culpabilidad, por la forma en que se comportaron con sus hijos.

Cuando el Síndrome de Tourette aún no ha sido diagnosticado, los tics ,ruidos y comportamientos involuntarios que presenta la persona, suelen ser confundidos con mañas y faltas de respeto.

El aspecto de la socialización es uno de los que presenta mayor dificultad para quienes presentan Síndrome de Tourette.

Para mayor información puede comunicarse con la asociación costarricense de tics y tourettes al teléfono 2265-1816 o al correo electrónico info@sindromedetourette.com.