Última Hora

En las últimas horas informamos que más de la mitad de los productos de la canasta básica ha subido todos los meses en lo que va del año.

Si más de la mitad de la canasta básica no para de subir, porque los salarios no suben igual?

“El índice de precios representa lo que una familia consumía hace día años. No desagrega aquellos servicios que más afectan a la clase trabajadoras”, explicó el economista Leiner Vargas.

Lo que ocurre es que la inflación o el aumento en los precios de la canasta básica se mide con un indicador llamado IPC, que significa índice de precios al consumidor.

Este índice de inflación es algo así como usar una regla que sirve para medir cuánto suben los precios. Cuanto más suben, es más alto el indicador de inflación, y este dato es de los más importantes para calcular su aumento de salario.

Pero este indicador que se usa hoy, se formó con información que ahora está un poco vieja. Se hizo con una encuesta o investigación hecha en los hogares entre los años 2004 y 2005. Imagine cuánto puede haber cambiado el consumo y los gastos de los hogares en casi 10 años.

Para responder esta pregunta, visitamos la escuela Juan Rafael Mora, en las cercanías del Paseo Colón en San José. Ahí, solo una de las alumnas consultadas en un aula de sexto grado no tiene teléfono celular.

Además, los niños dijeron que en sus hogares la mayoría de miembros de la familia también cuenta con un teléfono móvil, incluidos sus hermanos menores. Como vemos, desde primer grado, los escolares ya tienen celular.

Buscando en la lista de la canasta básica que mide el INCE, encontramos que el consumo de telefonía celular sí se mide, pero no con la importancia que tiene hoy, si no con la de hace 10 años.

La importancia que tiene la telefonía celular dentro de los 290 bienes y servicios que mide la inflación es del 1,97%, es decir, tres veces más pequeña que la relevancia que tiene hoy la gasolina en el cálculo.

Cosas como estas son las que podrían hacer que la inflación no refleje exactamente lo que ocurre en los hogares, y que los salarios no aumenten lo que deberían.

Comparemos el aumento de salario con el de la inflación. En el 2012, el salario se incrementó en un 6,17% en todo el año, significa 6 mil 170 colones más por cada 100 mil que a usted le pagan. Y según el INEC, en todo el año pasado la canasta básica subió un 4,55% es decir, 4 mil 550 colones por cada 100 mil que usted gasta.

Según los expertos aunque el aumento de salario fue más alto, el problema es que la inflación podría ser mucho más alta.

Sin embargo, los analistas no se atreven a precisar de cuánto es el atraso en los salarios, pero están convencidos de que es alto.