Última Hora

Internacional

La venta de oro a Irán pasó a ser sancionable por EEUU

La venta o intercambio de oro con Irán puede, desde este lunes, ser sancionable por Estados Unidos, al aplicarse una ley votada por el Congreso en diciembre que busca impedir a la república islámica...

AFP Agencia Hace 7/1/2013 5:13:00 PM

La venta o intercambio de oro con Irán puede, desde este lunes, ser sancionable por Estados Unidos, al aplicarse una ley votada por el Congreso en diciembre que busca impedir a la república islámica exportar petróleo a cambio del metal precioso.

Legisladores estadounidenses sospechan que Turquía importa gas natural iraní a cambio de oro, para sortear las sanciones que se imponen a transacciones financieras con Irán.

El presidente Barack Obama firmó en julio de 2012 un decreto para impedir este tipo de intercambio, pero ninguna sanción había sido aplicada aún, y el Congreso eligió imponerlas inscribiendo en la ley estadounidense la prohibición de comerciar con metales preciosos.

"El Congreso va a vigilar de cerca la administración para que estas sanciones sean aplicadas", explicó a la AFP Mark Dubowitz, experto de sanciones que a menudo declara ante el Senado y es partidario de su endurecimiento.

En la práctica, la entrega de oro por una entidad al gobierno iraní o a un privado en Irán puede implicar a partir de este lunes sanciones de Estados Unidos contra esta entidad.

El secretario adjunto del Tesoro David Cohen sugirió ante el Congreso en mayo que Turquía obtenía gas natural a cambio de oro, aunque sólo dio detalles sobre esta aseveración en una audiencia a puertas cerradas.

El lunes también entraron en vigor sanciones de Estados Unidos contra sectores de la economía iraní como la energía, el transporte marítimo, la construcción naval, la gestión portuaria y el sector automovilístico, añadido por decreto por Obama el 3 de junio pasado.

Muchas empresas iraníes vinculadas al régimen islámico ya eran objeto de sanciones por parte de Estados Unidos, Europa o la ONU, pero las nuevas medidas estadounidenses amplían la "red" a todos los sectores mencionados sin que Washington necesite designar empresas o individuos en particular.