Última Hora

Salud

Uso de agroquímicos en producción de alimentos influye en aumento de cáncer y Alzheimer

El uso de químicos puede generar una reducción de los nutrientes en los alimentos. Incluso algunos estudios alertan sobre el aumento de casos de cáncer, enfermedades inmunológicas Alzheimer en los últimos 100 años.

Gabriela Badilla Hace 7/1/2013 3:10:00 PM

El uso de químicos puede generar una reducción de los nutrientes en los alimentos. Incluso algunos estudios alertan sobre el aumento de casos de cáncer, enfermedades inmunológicas Alzheimer en los últimos 100 años. Esto coincide con el aumento del uso de químicos en los cultivos y en el proceso industrial de los alimentos.

De acuerdo con los expertos los productos utilizados para mejorar las tierras de cultivo duran muchos años en degradarse, por lo que se convierten en altamente contaminantes y nocivos para el ambiente.

“La contaminación del suelo es la acumulación de sustancias a niveles tan altos, que repercuten negativamente en el comportamiento de estos, convirtiéndolos en tóxicos para los organismos. Se trata de una degradación química que provoca la pérdida parcial o total de la fertilidad de los suelos”, explica Ariel González, especialista en productos naturales de GNC.

González, agrega que la siembra extensiva y el monocultivo producen empobrecimiento de los suelos. Este fenómeno está relacionado con la intensidad en el uso de productos químicos en los sistemas productivos y los agroquímicos incluyen derivados del petróleo, solventes, pesticidas y metales pesados.

Los abonos sintéticos, no recuperan las propiedades naturales del suelo y por el contrario, generan desequilibrios que se agravan con el paso del tiempo y se traduce en vegetales con menos micronutrientes.

Asimismo, la contaminación del suelo con basura o el uso de aguas negras en el riego pueden generar contaminación y acumulación de metales pesados que son venenosos para el ser humano y animales.

De acuerdo con González, los pesticidas pueden mantenerse hasta 10 años o más, en los suelos. Al no descomponerse, se incorporan a las cadenas alimentarias, y se filtran hacia los mantos y sistemas acuíferos.
Un estudio llamado “Recetas nutritivas que curan” indica que una persona promedio consume al año dos kilos de aditivos y 2.5 kilos de agroquímicos.

No obstante actualmente se llevan a cabo prácticas de gestión específicas para mantener e incrementar la fertilidad de la tierra a largo plazo, fomentar la salud del agro-ecosistema, y en particular, la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad del suelo.

Los productos 100% naturales no contienen sustancias químicas agregadas durante su producción o comercialización, lo que les permite poseer todas las cualidades nutricionales y carecer de sustancias potencialmente nocivas para la salud.