Última Hora

En el mercado hay cientos de opciones y muchas veces usted elige su crema hidratante por el tipo de envase o únicamente por el precio, pero elegirla correctamente y así ofrecerle a su piel los beneficios deseados y hacer además una buena inversión, no tiene que ver con el tamaño de la botella, sino, con su tipo de piel.

Las variantes en tipos de piel son muchas, piel seca, normal, mixta, entre otros, además de los tipos que se desprenden del tipo de maduración de la piel. Cada uno de ellos tiene necesidades diferentes.

Antes de elegir su producto de belleza ideal, necesita conocer su tipo de piel. Para ello, lave su rostro y sin aplicar ningún producto tome nota de lo que observa.

Por ejemplo, la piel seca se agrieta fácilmente, se irrita y arruga con facilidad, y la piel grasa es brillante y grasa al tacto.

Si tiene una piel mixta, seca en unas áreas y grasa en otras utilice una crema ligera en la zona de los ojos y la nariz, y otra nutritiva en el resto de la cara.