Última Hora

Internacional

Los 10 grandes momentos de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013

Según Joseph Blatter (presidente de FIFA) ha sido la mejor de la historia.

AFP Agencia Hace 7/1/2013 8:24:00 AM

La Copa Confederaciones llegó a su final este domingo con un triunfo categórico de Brasil ante España, pero durante los 15 días que duró el certamen se vivieron grandes experiencias que según Joseph Blatter (presidente de FIFA) la hacen la mejor de la historia.

A continuación los 10 momentos más importantes:

Silbidos para Dilma y Blatter en la inauguración:

Partido inaugural de la Copa FIFA Confederaciones el 15 de junio en Brasilia por el Grupo A. Finalmente llegó el día tan esperado, pero la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el mandamás de la FIFA, Joseph Blatter, fueron regados con una silbatina tan grande como el nuevo estadio Nacional 'Mané Garrincha' de esa ciudad. "Juego limpio" pidió Blatter. Dilma se limitó a declarar abierta la competencia. En la semana siguiente crecieron las manifestaciones por reformas sociales y contra el gasto público del Mundial en todo el país.

Masivas protestas en Brasil:

El aficionado que protesta y luego va al estadio. Una nueva figura en Brasil. Pero cientos de miles salieron a las calles de todo el país para reclamar una baja en el precio del transporte público, reformas sociales, políticas, contra la corrupción y contra el uso de fondos públicos. La protesta pasó de 2.000 personas en Sao Paulo el jueves 13 de junio a más de 100.000 una semana después en Rio de Janeiro. (AFP)

El único gol desde la Polinesia:

Jonathan Tehau anotó para Tahití su único gol en el torneo, el 17 de junio en Belo Horizonte en su debut en el Grupo B. A cambio su equipo recibió 6 de Nigeria, 10 de España y 8 de Uruguay. Pero fue ese gol el que terminó de congraciar a Tahití con todo el mundo en la Copa. Más cuando los jugadores celebraron simulando que remaban a la tradicional manera de la polinesia.

Scotti, dos minutos de locura:

El defensa central Andrés Scotti jugó para Uruguay como parte del equipo suplente que se enfrentó y goleó a Tahití 8-0 el 23 de junio en el cierre del Grupo B. El partido simplemente no era un partido. Cada ataque de Uruguay era casi gol y Scotti tuvo uno al rematar un penal otorgado a la celeste. Pero no pudo ser. El arquero Gilbert Meriel contuvo el disparo para la ovación del público presente en el estadio Arena Pernambuco de Recife. Un minuto más tarde Scotti cometió una falta cerca del área uruguaya y recibió una segunda amonestación en el partido. La hizo completa: erró un penal y vio la roja en dos minutos... contra Tahití.

El 10-0 de España a Tahití en el Maracaná:

El 10-0 que España le endosó a Tahití el 20 de junio en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, por la segunda fecha del Grupo B, se convirtió en la mayor goleada de la historia en torneos organizados por la FIFA para selecciones absolutas. Ese resultado batió la marca del 10-1 que Hungría le metió a El Salvador en el Mundial de España-1982. Se trata también de la mayor goleada en la historia de la Copa Confederaciones, que ostentaba hasta ahora el 8 a 2 que Brasil le endosó a Arabia Saudita en 1999. No es, sin embargo, la mayor de España, que en 1984 batió a Malta 12-1 en partido clasificatorio para la Eurocopa.

La 'joya' o el 'menino' de oro:

Neymar, 21 años, es una estrella del fútbol internacional y llegó a la Copa Confederaciones-2013 con la misión de terminar una sequía goleadora y confirmar su talento. Vaya si lo hizo: un golazo ante Japón, otro ante México y otro de tiro libre ante Italia. Además generó la primera caída del arco de Uruguay en el partido de semifinales. Pero el momento del recientemente fichado por el Barcelona fue en el encuentro ante México el 19 de junio en Fortaleza, por la segunda jornada del Grupo A. Tomó el balón por izquierda al borde del área. Con un par de pinceladas escapó de dos defensas y sirvió el gol a Jo.

Italia-Japón (4-3), el partidazo de la Copa:

Italia remontó una diferencia de dos goles para terminar imponiéndose a un aguerrido Japón por 4-3, el 19 de junio en Recife (noreste) por la segunda fecha del Grupo B, y de paso clasificó a las semifinales. Cuando el compromiso se encaminaba hacia un justo empate a tres goles, 'La Nazionale' alcanzó la victoria con un gol a cuatro minutos del final. Japón se adelantó en el marcador a través de Keisuke Honda (21 minutos, penal) y Shinji Kagawa (33), mientras Daniele De Rossi (41) y Atsuto Uchida (50, autogol) le dieron el empate parcial a los italianos. Mario Balotelli (52, penal) anotó el tercer tanto para los 'azzurri', Shinji Okazaki (69) empató para los nipones, y Sebastian Giovinco selló la clasificación a los 86. Fue el partidazo de la Copa por el ritmo frenético con el que jugaron las dos selecciones, la constante presencia en las áreas rivales, y por supuesto los goles.

La redención del '1' de la 'seleçao':

Julio Cesar, arquero de Brasil en la Copa, fue responsabilizado por la eliminación de la 'seleçao' en el Mundial-2010. No fue tenido en cuenta por el DT Mano Menezes. Luiz Felipe Scolari lo devolvió al seleccionado pese a que muchos dudaban de la forma de quien fuera considerado hace unos años 'el mejor arquero del mundo'. Pero llegó el momento de la revancha, de la redención. El arquero contuvo un penal a Diego Forlán e impidió que Uruguay se pusiera en ventaja cuando dominaba en la semifinal de Belo Horizonte el 26 de junio. Brasil venció 2-1.

La llave de Prandelli:

El entrenador de Italia Cesare Prandelli encontró la llave para abrir el cofre del buen juego español y neutralizarlo. Los 'azzurri' se disfrazaron de España y por momentos dominaron en la semifinal del 27 de junio en Fortaleza. Pero los goles desperdiciados en el primer tiempo se pagaron luego de 120 minutos de 0-0 y una definición por penales que favoreció a los actuales campeones del mundo 7-6. "Destino bruto", dijo en su idioma el defensa Christian Maggio tras el partido.

Y por fin: ¡La Copa!

El capitán y estupendo defensor central Thiago Silva levantó el trofeo de la Copa Confederaciones este domingo ante 73.531 personas que colmaron el mítico Maracaná. Eso luego que Brasil sorprendiera a España y la dejara sin opciones con un claro 3-0. Fiesta en las tribunas con todos vestidos de amarillo. Luego la tradicional vuelta olímpica al campo y a soñar con el Mundial-2014.