Última Hora

Johana Díaz bonilla vive en una pequeña casa en Filadelfia de Carrillo en Guanacaste.

Su último salario reportado fue de octubre del 2016 por 325 mil colones. Actualmente, no hay registro suyo en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) ni en el Ministerio de Hacienda.

Ella es vocal 2 en la sociedad Asociación de Horticultores de Carrillo donde no tiene participación accionaria.

Aún así logró que en el Banco Popular le adjudicara un préstamo de 72 millones de colones. 

Ella solo reporta una propiedad a su nombre la cual fue rematada, pues el préstamo que le otorgaron nunca fue cancelado.

Su esposo, Melvin Retana Martínez, también obtuvo un préstamo en el  mismo banco por 78 millones de colones.

Él reporta un salario promedio de 121 mil colones. Y la propiedad que tenía a su nombre fue rematada. Intentamos dar con él pero al final solo encontramos a su esposa.

Según documentos en poder de Telenoticias, las dos terrenos que fueron utilizados como garantía para otorgar los créditos a este matrimonio fueron sobre evaluados en varios millones de colones por un perito del banco. Además, esos terrenos que se pusieron a responder pertenecen a una misma finca madre.

Por ejemplo, uno de esos terrenos tiene un valor real de 30 millones de colones. Pero fue valorado en 100 millones de colones para optar por un crédito mayor.

Además, se presentaron certificaciones salariales que no concuerdan con la realidad de estas personas.

Por ejemplo, en el caso de Melvin Retana se reportó un salario mensual de 4 millones 995 mil colones como encargado del departamento de mercadeo de Grupo Automotriz Alpha  y de la cual sería accionista en un 30%.

Estos son tan solo dos de los casos que fueron denunciados por el Banco Popular, y en los cuales se habría utilizado a vecinos de Carrillo y Santa Cruz de Guanacaste para acceder a préstamos millonarios.

El caso está en manos de la Fiscalía de Santa Cruz desde hace más de tres años y, según sospecha el OIJ, podrían haber muchos más; incluso, el perjuicio económico para la entidad podría ser mayor a los mil millones de colones.

Otro de los casos, según documentos en poder de Telenoticias, corresponde a otro vecino de Filadelfia identificado como Ángel Antonio Grijalba.

Según los vecinos vive en esta casa pero no fue posible ubicarlo.

Para que le aprobaran el crédito también pusieron como garantía un terreno sobrevalorado de la misma finca madre que en el primer caso.

Según la CCSS y Hacienda, esta persona reporta un salario promedio de 121 mil colones mensuales.

Pero un contador certificó que percibía al mes 4 millones 995 mil colones por concepto de obras de construcción, incluso, con la municipalidad de Carrillo.

Esto fue descartado por las autoridades de dicha municipalidad donde ni siquiera aparece como proveedor.

Además, una abogada autenticó que percibía ganancias por más de 8 millones de colones por un contrato de prestación de servicios con la sociedad Villas del Coco y Papagayo, en la que figuran como directivos una abogada y los familiares de un supuesto pastor y empresario.

Esta persona sería, a fin de cuentas, el beneficiario según un informe del OIJ sobre dichos créditos aprobados de forma sospechosa. 

Telenoticias buscó a este supuesto pastor y empresario en un establecimiento llamado Acuatic Tours, en playa Hermosa, pero no lo ubicamos.

Hablamos con él por teléfono y quedó en atendernos, pero lo llamados el día acordado y no fue posible ubicarlo.

Pero la lista de personas involucradas de forma inescrupulosa en millonarios créditos y contratos ficticios que sirvieron como garantía es mucho más amplia.