Última Hora

Mientras miles de personas se lanzaron a las calles este martes, los representantes del Gobierno se encontraban en Casa Presidencial analizando las causas de estas manifestaciones.

La Reforma Procesal Laboral es uno de los motivos que generó la convocatoria del pueblo a las calles.

Sobre este tema, el ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, indicó que “el Gobierno seguirá escuchando con atención y respeto los planteamientos sindicales”.

Benavides recordó que fue la Administración actual la que vetó el Código Procesal Laboral, porque el capítulo de las huelgas en servicios públicos esenciales “era inaceptable”.

“La vida de la gente no depende de un servicio mínimo como se pretendía en el código tal cual fue redactado”, añadió.

Indicó que el tema se discutió durante varios meses por miembros de los sindicatos y representantes del gobierno.

“Sobre la huelga de servicios públicos no hay mucho que discutir. La huelga como ellos la desean, a la libre en servicios esenciales no se puede permitir”.

En aquel entonces fueron principalmente los sindicatos de trabajadores en los muelles así como los empresarios de combustible, quienes mostraron mayor descontento.

“No podemos admitir huelga indiscriminada en salud, ni en atención de la seguridad de los costarricenses, atención de emergencias, centros de cuido para niños y adultos mayores”, concluyó el ministro.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Mario Zamora, dijo que si bien es cierto, el movimiento se dio en varias partes del país, después del mediodía ya estaba concluido en muchos lugares.

Solo se mantiene después del mediodía en zonas como Heredia, la Universidad de Costa Rica y la Asamblea Legislativa.

“El movimiento ha transcurrido en paz y tranquilidad, sin mayores incidentes”, recordó.

Mientras que la presidenta de la Caja del Seguro Social, Ileana Balmaceda expresó que tras un corte a las 10:30 a. m., se tenía un conteo de 800 funcionarios de diferentes centros médicos en la huelga.

Hospitales: México, San Vicente de Paul, Escalante Pradilla y Enrique Baltodano, fueron los que presentaron mayor afectación.

Sin embargo, producto del movimiento muchas personas perdieron sus citas.