Última Hora

Hace cuatro años una mujer perdió a su hijo en el botadero de basura en Liberia, sin embargo ahora ella lucha para ayudar a que los buzos salgan de ese lugar.

En el año 2008, Doris Mondragón vivió uno de los momentos más difíciles al perder a su hijo Anthony Vásquez de 8 años, quien murió al ser golpeado por la maquinaria en el botadero de basura en Liberia.

Los años han pasado y doña Doris ahora está luchando porque los buzos del botadero salgan de ahí. Por eso aceptó el reto de ser la presidenta de ARELI; una asociación conformada por trabajadores informales del basurero quienes ahora están reciclando.

Asegura que esta en este proyecto después de vivir una fuerte depresión.

Doña Doris vive con otros tres hijos en el sector de Martina Bustos en Liberia, donde también lucha para que los habitantes tengan los servicios básicos en una zona donde no hay agua y sus pobladores deben ir a tomas colocadas cada 100 metros.

Esta mujer de origen nicaragüense, quiere que más buzos apuesten al recicle.

De los más de 50 buzos que hay en el botadero, 14 ya salieron y recorren las calles de Liberia recolectando material.

El proyecto apenas inicia, pero doña Doris y los demás confían en que sus vidas cambiaran.