Última Hora

Los focos volvieron a iluminar a Lady Gaga, la excéntrica cantante estadounidense que dijo en el 2014 que perdió la motivación. Al parecer la recuperó, pues todo ha sido diferente para ella en este año.

El domingo no ganó un Oscar, aunque su nominación en la categoría Mejor Canción Original le valió para actuar en esta gala, la más importante en la industria del cine.

También hizo lo suyo en el Super Bowl, el duelo de fútbol americano más visto en el mundo. En esa ocasión, entonó el himno de Estados Unidos, con su melodiosa voz que muchas veces es opacada por sus estrambóticos trajes.

Como si esto fuera poco, también se lució en los premios Grammy. Homenajeó a la leyenda David Bowie, en un repaso por los éxitos del británico.  

De acuerdo con la BBC, ella “es la primera persona en la historia que interviene el mismo año en el Super Bowl, los Grammy y los Oscar”.

“Lady Gaga recoge los frutos del camino que emprendió hace dos años para reinventarse y cerrar viejas heridas”, puntualiza el medio.