Última Hora

Ya está más que probado que la fórmula entre Randall ‘Chiqui’ Brenes y el Cartaginés sirve a la perfección.

El club y la afición lo ven como un ídolo, un jugador que “suda” la camiseta fecha a fecha.

El jugador quiere al club, lo ve como su nido, su casa, su nicho.

Otra vez el binomio volvió a aparecer, justo cuando el equipo lo necesitaba. Apenas para dar un halo de esperanza entre tanta oscuridad.

‘Chiqui’ Brenes se encontró un balón en el área, gracias no a un error, sino a un pecado de la defensa rojinegra, que minutos antes no había aprendido la lección con el 2-3 de Jorge Alejandro Castro.

El Chiqui solo se encargó de hacer su trabajo y al 93’ selló un 3-3, que más que justo, fue un premio a la lucha del Cartaginés por remar ante la corriente.

Dos errores le costaron el liderato.

Durante la mayoría del encuentro, Alajuelense fue el principal protagonista del juego e incluso llegó a tener un cómodo 1-3 a su favor… pero lo dejó ir.

Brumosos y manudos brindaron un partido vibrante y muy disputado, pese a contar con dos panoramas completamente distintos; Cartaginés hundido en una crisis, mientras que la Liga luciendo la corona de líder por todo lo alto.

Aún así, por momentos Cartaginés lució como tiene que ser, como un club grande, aunque otra vez volvió a pecar en fallas defensivas.

En uno de esos descuidos, un balón por lo alto sorprendió a la defensa blanquiazul que descuidó a Allen Guevara para que con toque sencillo marcara la primera anotación al minuto 17.

La lucha brumosa se vio reflejada en la celebración del gol del empate de Jameson Scott, un remate que se coló por la esquina de Pemberton al 42’.

Para la complementaria, la Liga parecía sacar ventaja en pies de sus extranjeros con un gran remate de Jorge Claros al 73’ y un contraremate de Harold Cummings (80’) para sacar una ventaja 1-2 a 10 minutos del final.

Pero dos mortales errores se trajeron abajo el plan manudo.

En un descuido Jorge Alejandro Castro le robó las espaldas a dos defensores y puso el descuento (82’), todavía con tiempo para un milagro brumoso. Y así fue.

Otra vez la figura del Chiqui volvió a relucir como protagonista ante Alajuelense y para dar una leve esperanza de mejoría para un equipo que se encuentra en coma desde varias fechas atrás. ¡Gran empate entre manudos y brumosos!