Última Hora

El Real Madrid dice adiós a la Liga. Se despide dos meses antes del desenlace, del gran baile. Se despide entre silbidos de la grada y con el portero tico Keylor Navas como principal figura, salvando una catástrofe mayor.

Navas tuvo cuatro intervenciones vitales, pero no pudo impedir el remate de Antoine Griezmann que le dio la victoria 1-0 al Atlético de Madrid en el derbi. El escenario perfecto para culminar el intrascendente paso por la Liga Española.

El Real Madrid se baja de la Liga, dice adiós en medio del repudio de las gradas que mira con enfado los 12 puntos que le podría sacar el Barcelona este domingo, sólido líder del torneo y que ahora solo tendrá como rival al Atleti.

Lo hicieron bien los dirigidos por Diego Simeone, que cerraron los espacios a los merengues y desarmaron la creación del tridente Kross-James-Modric.

Una vez controlado esto, se animaron a ir en ataque con fuerza y fue ahí donde emergió la figura de Navas.

El tico fue vital para evitar una mayor tragedia y solo en el primer tiempo tuvo dos intervenciones fundamentales. La mejor, un remate de Griezmann desde fuera del área y repelido por encima del arco al minuto 40’.

Fue un aviso de lo que se venía. Creció el Atleti y se achicó el Madrid. Un error, sobre todo frente a un público que gritó en las gradas “dimisión Florentino, dimisión”.

Griezmann lo anunció y al minuto 53’ logró concretar el único tanto del partido con un remate raso a la derecha de Keylor que nada pudo hacer, pues el volante recibió solo en el área.

El 1-0 nunca encontró respuesta por parte del Real Madrid que en ofensiva quedó debiendo por mucho y como prueba están los tres cambios ofensivos del técnico Zinedine Zidane: Mayoral, Lucas Vázquez y Jesé... Son buenos, pero aún están lejos de tener el peso de un Benzema.

Otra vez apareció el costarricense como muralla quien al 65’ impidió el 2-0 con una buena intervención tras un remate de Saúl, bajo la mirada atónita de una afición merengue desesperada. 

Lo mereció el Atleti que se lleva el derbi madrileño y apunta la esperanza como única arma para destronar al Barcelona en la cima de la Liga.

Una esperanza que perdió el Real Madrid, donde curiosamente lo mejor de la temporada nació de un error de gestión de Florentino Pérez y fue aquel fax que no llegó a tiempo a Manchester y que dejó a Keylor Navas como figura indiscutible del equipo.