Última Hora

La Policía de Control Fiscal dio esta mañana un duro golpe al contrabando de alcohol y cigarrillos. Los agentes allanaron dos viviendas, una bodega y una licorera en Hatillo centro.

Adentro había una importante cantidad de botellas de licor y cigarros que ingresaron al país desde Panamá de forma ilegal.

Lo decomisado se vendía al por mayor y al menudeo en la licorera.

La policía realizó varias compras para corroborar que se tratara de productos ilegales, en una investigación que duró 3 meses 

Se confirmó la detención de un hombre como sospechoso de contrabando.