Última Hora

No es de extrañarse que un jugador de futbol tenga problemas con el entrenador de su equipo. Decenas de estrellas, y no tan estrellas, han visto los partidos desde la banca o la gradería tras un cruce con el técnico.

Este fin de semana fue el turno de Luciano Spalletti, encargado de la parte técnica, y Francesco Totti.

Lo que hace particular a este caso es la estatura de de Totti, que hace muchos años dejó de ser un jugador, dejó atrás el mote de ídolo. Es el rey de la Roma.

En una divisa que ha cobijado a nombres como Conti, Chingalia, Cafú y Falcao, todos se quedan cortos al medirse con él.

Totti es romano, de nacimiento, de corazón y aparte de la azzurra, nunca se ha puesto otra camiseta. Spaletti es el entrenador, nacido en Florencia –en un país donde la procedencia sigue pesando–, que ha osado enviar al capitán a la casa.

El sábado pasado Totti criticó duramente al nuevo entrenador del equipo de la capital y dijo merecer "más respeto por todo lo que he dado en este club".

"Aún me siento futbolista y quiero jugar. Mi lesión se ha acabado, estoy bien y si no juego es únicamente por decisión del entrenador", dijo Totti, de 39 años, en una entrevista a la RAI, que difundió un extracto.

"No estoy aquí para decir que quiero jugar, nunca lo hice y no voy a hacerlo ahora (...) Mi contrato se acaba en junio y veremos entonces qué pasa, porque yo no puedo estar así. Me siento mal y también lo están todos aquellos que me rodean", añadió el jugador.

Esto hizo que el técnico enviara a Totti a casa, pocas horas antes del partido ante el Palermo de este domingo.

Según las páginas de internet de los periódicos deportivos Gazzetta dello Sport y Corriere dello Sport, Totti fue conminado por su entrenador a abandonar la concentración del equipo. Totti obedeció la orden y se fue a su casa tras haberse despedido de sus "incrédulos" compañeros, según la Gazzetta.

La posibilidad de enfrentar una temporada sin Totti hizo que el Olímpico de Roma vibrara, en repudio a Spaletti,

Con Francesco en la grada lo que fue un paseo, una goleada de 5-0 al Palermo, se convirtió en una reivindicación de lo que es Totti en la Roma.

Totti, que debutó como profesional en 1993, ha jugado toda su carrera en el equipo. La saga de este titán cuenta que su madre declinó una oferta del AC Milan para que su hijo jugara con el equipo de su ciudad.

En 1989 llegó a las ligas menores y profesionalmente ha disputado casi 750 partidos y anotado 300 goles para su equipo.

Totti estuvo ayer en el estadio. La gente lo apaludió y cantó su nombre (reproducir el video que acompaña a esta nota), silbó a Spalletti como queda claro en este video de La Reppublica.

La Gazzeta dello Sport señala este lunes que en las afueras del estadio hay una manta que apoya a Totti.

Por su parte el jugador habló sobre el técnico.

"¿Mi relación con Spalletti? Yo diría que es de 'hola y adiós'. Pero tengo estima por él, como persona y como entrenador", afirmó el centrocampista ofensivo italiano.

Los dados están echados. Totti quiere jugar, Spalletti lo toma poco en cuenta y la afición dio su veredicto.

¿Será el final de la novela de Totti en Roma o el rey seguirá en su trono?