Última Hora

Estados Unidos y Rusia seguían trabajando el lunes en busca de un alto el fuego en Siria, al día siguiente de los atentados más sangrientos en cinco años y mientras prosiguen los combates cerca de Alepo.

Se espera que el presidente de Estados Unidos Barack Obama y su par ruso Vladimir Putin hablen en los próximos días, luego de que Washington anunciara que se llegó a un acuerdo provisional sobre una tregua inminente.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, anunció el acuerdo el domingo, día en el que una serie de atentados cerca de la capital siria, Damasco, y la ciudad de Homs (centro) dejó al menos 179 muertos.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se atribuyó la autoría de estos atentados perpetrados en áreas bajo el control del régimen. En el doble atentado cometido cerca del santuario chiita de Sayeda Zeinab, a menos de 10 km de Damasco, murieron 120 personas, mientras que en el del barrio Al Zahraa, de Homs, perecieron 59.

El doble atentado cerca del santuario chiita ha pasado a ser el ataque más sangriento cometido desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG basada en Reino Unido.

Kerry dijo que Obama y Putin hablarán "en los próximos días" sobre los términos del acuerdo que se aplicaría a los combates entre rebeldes no yihadistas y las tropas del régimen apoyadas por Moscú y Teherán.

Este cese el fuego parcial no se extenderá a los esfuerzos internacionales para combatir al EI y a otros grupos yihadistas en Siria, lo que complica su puesta en marcha.

La tregua que debía entrar en vigor el viernes pasado en virtud de un acuerdo internacional apadrinado por Moscú y Washington fue ignorada completamente.

La oposición en Riad 

La propuesta busca también preparar el camino para reanudar las conversaciones de paz que fracasaron a principios de mes en Ginebra.

Las negociaciones debían reanudarse el 25 de febrero, pero el emisario de la ONU para Siria dijo que esta fecha ya no es realista.

El principal grupo de la oposición en Siria, el Alto Comité para las Negociaciones (HCN, en inglés), estaba reunido el lunes en Riad para mantener conversaciones sobre los esfuerzos de paz.

El portavoz del grupo, Monzer Makhous, dijo a la AFP que la reunión durará entre dos a tres días.

Para el HCN, el alto el fuego debe incluir disposiciones para Rusia, Irán y las milicias extranjeras que apoyan al régimen.

Rusia lanzó en septiembre una campaña aérea en Siria contra objetivos "terroristas" pero se le ha acusado de bombardear posiciones de los insurgentes no yihadistas.

Por su parte, Irán ha enviado a Siria consejeros militares y el movimiento chiita libanés Hezbolá ha desplegado al menos 6.000 hombres para combatir junto al presidente sirio Bashar al Asad.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, realizó el domingo una visita sorpresa a Teherán, diciendo que llevaba un "mensaje especial" de Putin al presidente Hasan Rohani.

Los esfuerzos se han intensificado para poner un punto final a la guerra de Siria que en marzo cumplirá cinco años. 

Este conflicto ha dejado más de 260.000 muertos, millones de exiliados y un país en ruinas.

Cortan ruta vital 

Las tropas de Al Asad han logrado importantes avances desde el inicio de las incursiones aéreas rusas, con combates particularmente fuertes en las últimas semanas en la provincia de Alepo (norte).

Pero sus esfuerzos para tomar la ciudad de Alepo sufrieron un revés el lunes.

El EI y otros grupos yihadistas cortaron una ruta vital que unía el oeste de Alepo con otros territorios controlados por el gobierno, dijo el OSDH.

Si las fuerzas del gobierno no logran retomar el control de esta ruta, esto podría frenar su ofensiva en el área.

Rusia dijo el lunes que los atentados del domingo tenían como objetivo socavar los esfuerzos de paz.

"Los atroces crímenes perpetrados por extremistas buscan asustar a la población y socavar los intentos por alcanzar una solución política en la crisis siria", declaró el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.