Última Hora

Buenos Aires, Argentina | AFP | El gobierno macrista de Argentina advirtió el jueves que tendrá tolerancia cero para las protestas con bloqueos callejeros e intentó evitar, sin éxito, que se realizara la histórica ronda de las Madres de Plaza de Mayo.

"Si no se van en cinco o diez minutos, los vamos a sacar. No podemos dejar que el país sea un caos", dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a radio La Red al explicar el nuevo protocolo en manifestaciones públicas.

La medida había sido prometida en campaña electoral por el presidente Mauricio Macri, líder de una alianza de centroderecha.

Horas después del anuncio, policías trataron de impedir la ronda en torno a la Pirámide de Mayo, que lleva 39 años en demanda de justicia por las víctimas de la última dictadura (1976-83), según imágenes de canales de televisión.

"¡Nadie nos va a sacar de la Plaza! Las Madres somos duras de domar", dijo Hebe de Bonafini, presidenta de la entidad defensora de derechos humanos. Madres y otras organizaciones han logrado más de 600 sentencias judiciales por torturas, desaparición de personas y robos de bebes.

El 24 de marzo próximo centenares de entidades sociales y políticas, marcharán a la Plaza frente a la Casa Rosada (gobierno) al cumplirse 40 años del golpe de Estado que instaló un régimen cívico-militar con saldo de miles de desaparecidos y exiliados.

La movilización, que cada año es multitudinaria, coincidirá con la visita del presidente norteamericano Barack Obama.

"A partir de ahora todos van a saber a qué atenerse. Les vamos a decir que se vayan por las buenas. Y se van o los sacamos", advirtió Bullrich.

En los últimos años, las encuestas reflejaron que la ciudadanía rechaza los cortes sin aviso de rutas y calles.

El miércoles decenas de bloqueos simultáneos y pacíficos en los principales accesos sitiaron la capital federal en reclamo de la liberación de la dirigente social y parlamentaria del Mercosur Milagro Sala, encarcelada en Jujuy (norte) desde hace un mes en una polémica causa judicial.

"Habrá un uso mínimo de la violencia legítima, pero sin armas de fuego", aclaró Bullrich.

La expresidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner (2007-2015) tenía una política de tolerancia hacia las manifestaciones callejeras.

Bullrich también aclaró que "no se van a prohibir las manifestaciones", derecho contemplado en la Constitución, siempre y cuando se precise cuánto tiempo durarán y en que lugar.