Última Hora

El Wolfsburgo ganó 3-2 en el estadio del Gante con un doblete del internacional alemán Julian Draxler, este miércoles en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones, y dio un paso fundamental para avanzar a cuartos.

Los alemanes llegaron a dominar por 3-0, pero dos goles de los locales en la recta final les metieron de nuevo en la eliminatoria, que se decidirá el 8 de marzo.

Antes el joven N.10 Julian Draxler había sido el verdugo de los sorprendentes 'Bufalos' belgas con dos golpes de calidad, en el minuto 44 y en el 54.

Max Kruse les dejaba casi fuera de la máxima competición continental con el 3-0 a la hora de juego.

Pero el Gante regresó cuando menos se le esperaba. Primero con un gran disparo de su capitán Sven Kums (80) y luego con un remate del maliense Kalifa Coulibaly (89e).

En crisis en la Bundesliga, el Wolfsburgo fue superior al equipo belga, con el presupuesto más pequeño de los 16 clubes que disputan los octavos de Champions (40 millones de euros).

Gracias a una asfixiante presión sobre los defensas locales, los jugadores dirigidos por Dieter Hecking alejaron a los delanteros del balón y generaron la mayor parte de las ocasiones de la primera parte (11 disparos por 2 del Gante).

Tiernos en defensa.

Los 'Bufalos', que llegaban invictos en la Liga de Campeones en su estadio tras haberse enfrentado en la fase de grupos al Zenit San Petersburgo, al Valencia y al Lyon, no estuvieron a la altura durante 80 minutos.

Entonces el Wolfsburgo, que navega en tierra de nadie en la Bundesliga -octavo y con una victoria en los últimos 8 partidos- y que llegó con varias bajas importantes (Caliguri, Bettner y Naldo, entre otros), se desconectó y permitió al cuadro local meterse en la eliminatoria.

Hasta entonces los jugadores de Hein Vanhaezebrouck se habían mostrado muy tiernos en defensas, a la imagen de Thomas Foket y de Danijel Mitrovic, claros culpables en los tres tantos alemanes.

Ofensivamente, salvo la reacción de los últimos diez minutos, tampoco habían estado a la altura.

Pero su milagro, con dos goles en 9 minutos, ofrece esperanza al primer equipo belga que alcanza los octavos de Champions desde que se juega con este formato. 

Ahora el Gante sueña con culminar la machada dentro de tres semanas en el Volkswagen Arena.