Última Hora

El papa Francisco vivió uno de los momentos más conmovedores de su visita a México cuando una adolescente con cáncer le cantó el Ave María.

La escena se pudo observar durante el recorrido del Sumo Pontífice en el Hospital Infantil de México Federico Gómez.

Allí, el pontífice hizo un llamado para que los niños no sólo se curen con medicinas sino con lo que llamó "cariñoterapia".

En el hospital, Francisco recibió con emoción el sentido canto que le dedicó una niña con pañuelo en la cabeza que, incluso, hizo llorar a la primera dama mexicana, Angélica Rivera.

El encuentro con los pequeños propició un momento tierno para el papa, que les extendió los brazos y recibió sonrisas y conmovedores gestos.

Más tarde se reunió con un grupo de jesuitas. En su visita a México, Francisco ha hablado con franqueza sobre algunos de los graves problemas que agobian a los mexicanos.