Última Hora

Nelsy Granados es la maestra de Buenos Aires de Puntarenas a la que un grupo de padres de la escuela San Rafael de Brunca quiere fuera de la institución.

A ella la acusan de que su aparente problema de alcoholismo interfiere en su desempeño como educadora y, por eso, días atrás, bloquearon con un candado el acceso a la escuela, que posteriormente fue quitado por la Fuerza Pública por orden de un juez.

Lea también: Padres cierran escuela por el nombramiento de maestra con presuntos problemas de alcohol.

La maestra -quien el año pasado fue trasladada a labores administrativas- se defiende y asegura que sufre una persecución, que no ha matado a nadie y que enfrenta este episodio con valentía.

Lea también: Maestra con presuntos problemas de alcoholismo es trasladada a labores administrativas.

A ella la acuerpa el supervisor del MEP, Abel Fallas, quien la calificó de "educadora comprometida", al tiempo que aseguró que Granados se encuentra en rehabilitación.

Pero a la maestra también se le señala por la presunta desaparición de una computadora y por la aparente falsificación de unas firmas de planilla.

La educadora reconoce que ella se llevó la computadora pero con permiso de la junta administrativa, pero que le fue sustraída, aunque adelantó que está próxima a reponerla.