Última Hora

La empresa Microsoft imparte unas clases de cómputo muy particulares, porque no puede dejar tareas a sus alumnos y ellos no pueden practicar en casa.

Los estudiantes son privados de libertad, quienes forman parte del curso de desarrollo de páginas web.

En las clases participan 15 reclusos del centro Gerardo Rodríguez que tienen entre 22 y 54 años.

A ellos los escogieron por su buena conducta y porque tienen el octavo año de colegio aprobado.

Los presidiarios aprovechan la oportunidad de salir de sus celdas para pasar horas aprendiendo frente a una computadora.