Última Hora

El empresario Alberto Rodríguez Baldí negó cualquier vínculo suyo con los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Él rindió cuentas este jueves ante los diputados de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, y más bien atribuyó los señalamientos a una supuesta persecución política.

Las versiones en torno al caso hablaban de visitas de dos de los hijos del capo de la droga a un hotel del empresario en La Fortuna de San Carlos.

Esto se dio luego de una publicación de un medio de comunicación escrito, que hizo eco de un informe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS).

En este se sospechaba de la visita de César y Griselda Guzmán, hijos del narcotraficante detenido en México.

“No se ha encontrado indicio alguno en mi contra, no he sido citado siquiera a declarar ante la Fiscalía, son solo chismes sin fundamento, y eso tiene un nombre: persecución política”, dijo Baldí.

El empresario también lanzó una crítica al gobierno de Laura Chinchilla. Atribuyó la supuesta filtración de información de seguridad por la querella que él presentó contra la expresidenta.

Sobre este caso, ya el director de la DIS, Mariano Figueres, rindió cuentas.

En ese momento dijo que existe un expediente con fecha del 2012, pero negó que ahí se detallaran pruebas contundentes de esa visita con motivo de una fiesta.