Última Hora

El obispo de la diócesis de Alajuela, Monseñor Ángel San Casimiro, confía en reuniurse pronto con el joven Jeffrey Ulate, a quien se le habría impedido ser padrino por ser homosexual, según lo denunció el joven.

San Casimiro aseguró que ya se reunió con el sacerdote Sixto Varela, de la parroquia de San Joaquín de Flores, en Heredia, y escuchó su versión de lo ocurrido, que trascendió ayer en el medio AmeliaRueda.com.

Lea también: Sacerdote dice que joven no puede ser padrino por no ser católico.

Ahora, dijo, deberá escuchar al joven, quien negó que se le haya negado ser padrino por no ser católico. Ulate aseguró a Telenoticias que él asiste a misa, aunque no necesariamente en San Joaquín.

Ulate insistió en que su orientación sexual no lo deslegitimiza para ser padrino, y San Casimiro, por su parte, dijo que tanto un homosexual como un heterosexual son hijos de Dios, sin distingo.