Última Hora

En marzo del 2015, padres de familia de la zona de Volcán de Buenos Aires pusieron un candado a la escuela e impidieron que Nelsy Granados, la maestra unidocente, continuara dando clases.

Los padres denunciaron en aquel momento ausentismo prologando, por un problema de alcoholismo.

Tras nuestra denuncia, el Ministerio de Educación Pública (MEP) trasladó a la educadora a un área administrativa, pero este año la volvieron a nombrar en ese centro educativo, por lo que los padres de familia la recibieron de nuevo con el candado.

Los padres cerraron la escuela durante todo el día y aseguran que no la abrirán hasta que el Ministerio de Educación quite a esta maestra.

Hace un año el MEP nos informó que antes de esta protesta de los padres de familia el Ministerio había despedido a la docente Nelsy Granados.

Eso ocurrió en el 2012, luego de que se le abrieron cuatro expedientes de ausentismo, pero la Sala Constitucional la restituyó en el cargo por sufrir alcoholismo, lo que se considera una enfermedad.

Lo cierto es que los estudiantes de esta escuela unidocente arrancaron el curso lectivo perdiendo al menos un día de clases.

Por ahora no se conoce qué medidas tomará el MEP ante esta repetida historia.