Última Hora

Un pequeño grupo de taxistas se manifiesta desde esta madrugada en las afueras de la casa del presidente Luis Guillermo Solís, en Barrio Escalante.

Entre los transportistas se encuentra Virginia Moreira, quien se encadenó a uno de los árboles ubicados fuera del condominio donde reside el mandatario.

Esta taxista reclama que le quitaron las placas porque su vehículo es modelo 2000 y no ha podido cambiarlo “por la burocracia”.

Unos tres taxis se encuentran en el sitio y también reclaman que el Estado ponga un alto al funcionamiento de la plataforma Uber.

La oficina de prensa de Casa Presidencial informó que propusieron "recibirle la nota que ella traía y ser atendida en la presidencia", sin embargo "la señora taxista rechazó la propuesta".

Al menos 10 efectivos de la Fuerza Pública están en el lugar. Además, la Policía de Tránsito realizó el cierre de vía a la altura de la rotonda de la Bandera.