Última Hora

Apagar o encender una luz es una acción cotidiana y nada riesgosa. Pero el panorama cambia cuando dentro de una casa existe una fuga de gas.

Según Luis Salas, del Cuerpo de Bomberos, utilizar uno de estos interruptores puede ocasionar una chispa y ser una fuente de ignición.

El resultado podría ser fatal: una explosión de gas.

Este tipo de emergencias se pueden prevenir, eso sí, se debe estar muy atento. En el momento que se perciba un olor sospechoso lo recomendable es evacuar la casa.

Salas recuerda que lo ideal es que el cilindro esté en un lugar ventilado, preferiblemente fuera de la vivienda, y tenga una conexión con los dispositivos adecuados para gas.

Diariamente, el Cuerpo de Bomberos atiende un promedio de nueve emergencias generadas por fugas de gas.