Última Hora

Boca Juniors intentará quebrar su mala racha de resultados y bajo rendimiento al medirse con un San Lorenzo renovado, en la final de la Supercopa Argentina la noche del miércoles por un lugar en la Copa Sudamericana-2016.

El duelo tendrá en juego la última plaza argentina disponible en la Sudamericana de este año. El choque debía ser una definición entre el campeón del último torneo oficial de 30 equipos y el vencedor de la Copa Argentina.

Pero en ambos casos fue Boca, por lo que se optó por jugar la final contra el 'Ciclón', subcampeón del certamen de primera división.

Boca llega por debajo de la formación que a fines de 2015 obtuvo los dos títulos locales. Sufre un rendimiento preocupante desde los partidos de pretemporada, además de no haber convertido goles en sus últimos cuatro partidos, incluido el estreno en el nuevo torneo Transición, con un empate 0-0 ante el modesto Temperley.

Después de este partido, el estelar Carlos Tevez no dudó en realizar una fuerte autocrítica y aceptó la culpa.

"Soy el principal que está jugando mal. No sé por qué, no me encuentro cómodo. Soy el primer responsable. Uno no está bien y tiene grandes responsabilidades dentro de la cancha", indicó 'El Apache'.

Tevez agregó: "Hay que seguir mejorando. Estoy trabajando bien y creo que en cualquier momento tengo que levantar. Contra San Lorenzo tenemos una final y trataremos de afrontarla de la mejor manera", amplió el concepto.

Nuevo Ciclón.

Del otro lado, San Lorenzo busca adaptarse a una nueva etapa, con Pablo Guede como entrenador tras el final del exitoso ciclo de Edgardo Bauza, en una era que incluyó un recambio dentro del plantel y también un nuevo esquema de juego, que todavía necesita más rodaje para alcanzar un funcionamiento ideal.

"Con el correr de los partidos se verán los resultados. Hicimos un trabajo intenso desde que llegó Pablo (Guede) y estamos entendiendo los conceptos que él quiere. Es una idea muy buena la que nos inculcó. Tenemos que mejorar pero en todas las líneas, de atrás para adelante, y todos asumimos la responsabilidad, pero estamos encaminados", explicó el lateral Emmanuel Mas.

El sábado pasado, en el comienzo del campeonato, San Lorenzo rescató con esfuerzo un empate 2-2 contra el ascendido Patronato de Paraná, que le desnudó algunas falencias, aunque el elenco azulgrana mostró oficio y temple para remontar un resultado adverso.

Durante la pretemporada, San Lorenzo igualó con Independiente (1-1) y perdió ante River Plate (3-2) y el clásico con Huracán (3-1), mientras que la del miércoles será su primera final del año, antes del debut en la Copa Libertadores, otro objetivo importante en esta parte del año.

El encuentro entre Boca y San Lorenzo se jugará este miércoles, en el estadio Mario Kempes de la ciudad de Córdoba (provincia homónima, centro).