Última Hora

Algunos votaron. Otros no. Eso sí, casi todos se quejarán, eso considérelo un hecho, y el ciclo se repetirá dentro de unos años, a menos que hagamos algo distinto esta vez.

Los alcaldes, regidores y demás funcionarios municipales ya fueron escogidos, pero lo ocurrido ayer no fue el final. Todo lo contrario, apenas es el principio.

La participación ciudadana no puede -ni debe- limitarse a elegir cada cierto tiempo a los jerarcas del gobierno local. No se trata sólo de delegar, sino también de acompañar, ayudar, fiscalizar y, si es del caso, denunciar.

No podemos esperar que los nuevos alcaldes, alcaldesas, regidores o regidoras sean quienes solucionen todo. Imagine a todos -TODOS- los habitantes de un cantón trabajando por sus barrios, escuelas, colegios, parques o aceras.

Personalmente me comprometo este año a hacer algo que nunca he hecho en mi vida. Este 2016 me acercaré a mi comunidad y veré en que puedo ayudar. Preguntaré si existe algo que pueda hacer como vecino de mi cantón, y si es posible, lo haré

Este año me quejaré menos y trataré de hacer más... ¿Qué le parece?... ¿usted también se apunta?