Última Hora

Cam Newton de los Carolina Panthers y Peyton Manning de los Denver Broncos están en San Franciso, ciudad sede del Super Bowl 50, con cosas diferentes en sus maletas.

Cam llega con un premio como Novato del año en el 2011, tres selecciones al Pro Bowl y obviamente el Campeonato de NFC, conseguido hace un par de semanas para llegar a la final.

Peyton llega con un anillo de campeón de la NFL, Jugador Más Valioso del Super Bowl XLI, cuatro veces campeón de la AFC, 14 llamados al Pro Bowl y cinco veces Jugador Más Valioso de la liga.

La diferencias en el currículo se deben a la disparidad de edades –Cam tiene 26 años y Peyton 39–, no al talento de estos mariscales de campo.

Ambos fueron elegidos con la primera selección del ‘draft’ colegial, Cam en el 2011 y Peyton en 1998. Los dos han sido llamados a ser los líderes de sus equipos y en el papel pocos se sorprenden de que estén liderando a sus franquicias a la puerta de la gloria en que se bañan los campeones del Super Bowl.

La temporada 2015 finalizará este domingo, tras una campaña en la que Newton se colocó en la conversación de los mejores de la NFL y Peyton se encamina al retiro.

Cam llega al Super Bowl 50 como la razón por la cual Carolina puede ser campeón, Peyton llega ayudado por la defensa más feroz de la liga y que le permite no brillar como antes, pero con los conocimientos para ser el que manda en los Broncos.

Panthers superiores en ofensiva

Los Panthers ganaron la División Sur de la NFC y tuvieron un registro 15-1 en la campaña 2015.

Ningun equipo anotó más puntos por partido que los Panthers (31.2), fueron el segundo equipo con más yardas terrestres por cotejo (142.6) y tuvieron a Cam Newton.

El mariscal más dominante de la liga completó el 59.8% de sus intentos, lanzó 35 anotaciones y lo interceptaron 10 veces. Además corrió para 636 yardas, número que lo colocaría como un muy buen running back en cualquier equipo de la liga.

En Greg Olsen (1.104 yardas y 7 touchdowns) Cam encontró su blanco más confiable. Ted Ginn, Jerricho Cotchery y Devin Funchess forman un escuadrón de receptores estable, pero no estelar.

Por la tierra, Jonathan Stewart (989 yardas y 6 anotaciones), es un jugador confiable y capaz de cambiar un partido.

Para lograr el primer campeonato de su historia, los Panthers ocupan que este domingo la ofensiva sea impecable.

La gran defensa de Denver

Los números de Peyton en el 2015 no son halagadores. Solo 9 anotaciones y 17 intercepciones, además de no haber jugado la temporada completa.

Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders destacaron, igual que siempre, en sus papeles de receptores, pero fueron parte de una ofensiva que no pasó del puesto 14 en ninguna de las métricas ofensivas más importantes.

Al otro lado de la línea fue donde Denver brilló. El mejor equipo defensivo del futbol americano fue el número uno en yardas totales permitidas por partido (283.1) y yardas aérea permitidas (199.6). Fueron terceros contra la corrida (83.6) y cuartos en puntos recibidos por actuación (18.5).

La línea defensiva se mostró sólida, pero los linebacker causaron pánico en todos los camerinos a los que se enfrentaron. Von Miller, DeMarcus Ware, Brandon Marshall y Danny Trevathan se mostraron como una de las divisiones más fuertes de la NFL.

En cobertura Aqib Talib y T.J. Ward lideran una unidad capaz de blanquear a cualquier equipo.

Dados los problemas en ofensiva de Denver, es la defensa la clave para que Peyton vuelva a ser campeón, y siga acumulando trofeos en su carrera que lo llevará al Salón de la Fama.

Este domingo a la 5:30 p. m. Cam y Manning se verán las caras. Uno va llegando a lo más alto, otro va de despedida, pero siendo los líderes que son, serán clave para decidir si los Panthers o los Broncos visten de oro en este Super Bowl 50.