Última Hora

Hay triunfos que se necesitan y Alajuelense logró este jueves uno vital, apenas para dar confianza en un inicio del campeonato que no ha sido del todo claro para los manudos.

La Liga derrotó 4-2 a Santos de Guápiles, y pese a que suena a goleada, el partido fue más complicado de lo que parece.  

No fue hasta que dos genialidades del capitán Pablo Gabas le permitieron aflojar las amarras, pero no sin antes darse una reacción santista.

El partido comenzó casi condicionado a favor de la casa. El meta Marco Madrigal se fue expulsado a penas al minuto 8 y dejó a los visitantes con un hombre menos con mucho tramo del partido por delante.

Alajuelense aprovechó esto y por medio de Andrés Lezcano colocó el 1-0 al 20’.  El delantero -quien ya había provocado la expulsión del portero rival- dribló al recién ingresado Anthony Velázquez y definió con calma.

Punto alto en los manudos, el hondureño Jorge Claros, quien ya luce aplomado en la media cancha, fino en la marca y con buena distribución de la pelota.

Pero cuando se cumplían los cuatro minutos de reposición de la primera parte, Eder Cruz aprovechó una pifia de Porfirio López y puso el empate.

Luego aparecieron las genialidades de Gabas. El capitán encontró vía libre por el costado izquierdo y sirvió dos centros que terminaron al fondo de las redes. El primero, autogol de Rigoberto Jiménez (48’) y el segundo obra de José Guillermo Ortiz (52’).

La calma volvía para los rojinegros hasta que Cruz nuevamente volvió a acortar distancias con el 3-2 de penal al 74’.

Pero la estocada llegó casi en el cierre del juego, con la anotación de Jossimar Pemberton tras pase de Kenneth Dixón.

Alajuelense logró un triunfo vital que le permite a los manudos escalar posiciones y llegar  hasta la segunda posición del Verano 2016. 

Colaboró el periodista Julio Naranjo.