Última Hora

Si usted necesita una buena dosis de alegría, tiene que visitar la banca de las palomas muertas en San Isidro de Heredia... o al menos lo que queda de ella.

Para ubicarla mejor, debe preguntar por uno de sus fundadores, don Rafael Vargas de 85 años, quien junto a su esposa Marta Campos, arrancan sonrisas.