Última Hora

Además de suspender partidos, la violencia en los estadios ha dejado heridos y sentenciados por robo y agresión.

El 17 de diciembre anterior, un pleito entre barras opacó la semifinal de fútbol entre Herediano y Saprissa.

Vea: Pleito entre barras opaca la semifinal entre Herediano y Saprissa

Las barras de ambos equipos protagonizaron un enfrentamiento en una de las graderías del estadio Rosabal Cordero.

Al minuto 20 el árbitro central suspendió el partido durante seis minutos, luego se reanudó, pero el Ministerio de Seguridad indicó que en el partido no cumplieron con el plan de seguridad solicitado.

Vea: Cuatro integrantes del Saprissa fueron agredidos por aficionados en el Rosabal Cordero

Los actos violentos del partido del 9 de febrero del 2014 entre Cartaginés y Alajuelense en el Estadio Nacional, terminaron con la condena de tres aficionados liguistas. Los condenaron a penas entre dos y siete años por robo y agresión.

El día de los disturbios la policía detuvo a 53 personas y el partido se suspendió al minuto 41.

Vea: Pleitos entre barras dejan 10 personas golpeadas

En mayo del 2013  la violencia se hizo presente en otro partido entre brumosos y rojinegros, pero esta vez en el estadio Fello Meza.

Al final del encuentro, la policía detuvo a ocho sospechosos de asaltar a una señora y alterar el orden público.

Y en junio del 2013, un pleito entre las barras de Saprissa y Alajuela manchó la jornada deportiva.

La Ultra Morada y La Doce se midieron fuera del Estadio Nacional, sede del encuentro de la Copa Ibérico. El saldo: 10 personas golpeadas. En esa ocasión la policía detuvo a seis personas, decomisó armas blancas y marihuana.