Última Hora

Las buenas condiciones climáticas han permitido a los expertos hacer un recorrido por la parte oeste del volcán Turrialba. La más afectada por la reciente actividad.

Los potreros que una vez lucieron verdes, ahora lucen gris oscuro.

La reciente actividad del volcán Turrialba cubrió los pastos con ceniza y otros tipos de materiales.

En una reciente visita al volcán los expertos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) recorrieron las quebradas paredes, la cual nace en la parte alta del volcán y recorre cuatro kilómetros hasta el rio Toro amarillo.

La caída de material eliminó la vegetación de alguna vez la cubrió, dejando al descubierto el suelo y permitiendo a los expertos conocer los diversos procesos que tuvo la zona en los últimos años.

En esta zona oeste del Turrialba, hasta los árboles se han caído por el debilitamiento de las raíces.

El recorrido también les permitió a los funcionarios del Ovsicori descartar que exista alguna fuente termal en la zona.

La parte oeste del volcán era una zona lechera, de quesos y hortalizas.