Última Hora

Los países miembros de la coalición internacional contra el grupo Estado Islámico (EI) prometieron este martes en Roma intensificar su ofensiva contra la organización y reconocieron su preocupación por el fortalecimiento de los yihadistas en Libia. 

La reunión en Roma del llamado "Small group" (grupo reducido), formado por los países comprometidos en primera línea contra el extremismo del EI, fue presidia por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Paolo Gentiloni.

Al encuentro asistieron cancilleres y representantes de 23 países, entre ellos los de Alemania, Arabia Saudita, Egipto, España, Francia, Irak, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Suecia y Turquía.

Los ministros consideraron que en este momento no sería conveniente emprender una intervención militar en Libia, donde la prioridad es la formación de un gobierno de unidad nacional.

"Vamos a intensificar y acelerar nuestra campaña contra Dáesh (acrónimo en árabe del EI)", prometieron los ministros en una declaración conjunta al término de la reunión celebrada en la sede de la cancillería en Roma.

"Reafirmamos nuestro compromiso para infligir una derrota duradera a esa organización bárbara", reitera la nota.

- EI ha reculado en Irak y Siria -
La coalición, formada por un total de 66 países, creada hace un año y cuya última reunión se celebró en junio en París, se congratuló por los reveses sufridos por el EI, que ha tenido que recular en Irak y Siria.

La nota asegura que los yihadistas en Irak han perdido casi el "40% de los territorios" que controlaban.

En Siria, la coalición también ha logrado "resultados tangibles", sobre todo a través de los ataques aéreos, según el comunicado.

"Pero, desde luego que no estamos aquí para presumir", reconoció Kerry durante la apertura. 

"Sabemos que tenemos ante nosotros una organización muy resistente, con un plan estratégico, por lo que no hay que subestimarla", advirtió por su parte Gentiloni.

La coalición debe "seguir adelante con su estrategia, sabemos que va a funcionar. No hay que darle tregua, no hay que darle a Dáesh la posibilidad de reagruparse, de huir. No debe existir un lugar seguro en el mundo para que se esconda", instó Kerry.

"Los minaremos y destruiremos, pero debemos hacerlo más rápido", agregó.

Gentiloni hizo hincapié en la amenaza que constituyen los yihadistas en Libia, país que se encuentra a sólo 350 km de distancia de las islas del sur italiano.

El ministro italiano considera clave la formación de un gobierno de unidad nacional en Libia para poder derrotar al EI. 

En el comunicado final los países subrayan que "siguen de cerca" los acontecimientos en Libia, y reiteran que "están dispuestos a apoyar" un gobierno de unidad en ese país.

Por su parte el ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, negó que Francia desee intervenir militarmente en Libia.

"No tenemos plan alguno de intervenir militarmente en Libia", declaró Fabius a un grupo de periodistas.

Las potencias occidentales temen que la inestabilidad política en Libia, al norte de África, alimente el terreno para que el grupo yihadista amplíe sus operaciones en la región.

La inestabilidad política y la violencia han dominado Libia desde el derrocamiento de Muamar Gadafi en 2011.