Última Hora

Un cadete de nuevo ingreso de la Escuela Médica Militar de México (EMM) denunció haber sufrido abuso psicológico, físico y sexual dentro de dicha institución.

El joven era sometido a tratos crueles que degradan la dignidad de un ser humano por alumnos de grados superiores, y aseguró que los mismo profesores de la escuela ignoraron sus denuncias.

Ante dicho acto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH) ha pedido a la Secretaría de la Defensa Nacional de dicho país (Sedena) reparar los daños por la violencia física y sexual a la que fue sometido el adolescente, según publicó el medio de comunicación El País.

Los hechos se remontan al año 2012, cuando el estudiante estuvo nueve meses y medio dentro de la escuela militar.

La madre de la víctima decidió pedir ayuda a la CNDH por medio de una carta luego de que el muchacho le contara todas las agresiones que vivió.

Los actos abusivos iban desde imponerle tareas como limpiarles las botas a los cadetes de segundo y quinto año, plancharles los uniformes, hacerles de cenar, hasta golpearlo mientras le tapaban la cabeza y arrojarle un recipiente lleno de agua en su cama.

A pesar de que denunció estos hechos al director de la academia y al jefe de la escuela no recibió ningún apoyo, según relato la madre.

Sin embargo, la situación se agravó de marzo a mayo del 2013, cuando, según lo que relata la mujer y publicó el diario El País, su hijo sufrió violencia sexual.

“Después de la medianoche el agresor lo levantaba de la cama y lo obligaba a ir al baño bajo amenazas… En el baño el cadete sacaba unos guantes de látex y un gel y le ordenaba bajarse los pantalones e inclinar su torso. Una vez que se colocaba los guantes introducía su dedo en el recto del estudiante y pasados unos cuatro minutos, le ordenaba que se fuera a dormir y no dijera nada”, menciona la madre en el escrito.

En el expediente que formuló la CNDH agrega que se comprobó una acción de hostigamiento varias veces. Según el estudiante, sus agresores lo obligaron a comer basura y utilizaban frases como: “Esto se lo hacemos porque a nosotros nos lo hicieron y a ustedes les toca pasarlo porque ustedes decidieron estar aquí”, de esta manera justificaban los golpes y los abusos.

La CNDH le pidió al mismo secretario de Defensa Nacional de México, Salvador Cienfuegos Zepeda, contactar a la víctima de los abusos y brindarle atención médica y psicológica, además de ofrecerle una reparación integral del daño que incluya una compensación económica darle seguimiento a la denuncia del caso.

Según datos publicados por el diario El País, de junio 2007 al presente año, la Sedena ha recibido 128 recomendaciones por diversas violaciones a los derechos humanos cometidas por el personal militar mexicano.