¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Internacional

    "Es el momento", claman seguidores de Capriles en cierre de campaña

    "Si no es ahora, nunca", asegura Jorge Fonseca, uno de los miles de venezolanos que asistieron este jueves al cierre de campaña del opositor Henrique Capriles, convencido de que al líder se le presentó "una segunda oportunidad" en las presidenciales del domingo.

    "Es el momento de cambiar Venezuela. Quiero poder salir a comprar harina y saber que voy a encontrarla. Quiero poder salir a la calle tranquilo y sin miedo de que me maten", dice a la AFP Fonseca, un mecánico de 50 años, colombiano de nacimiento, pero nacionalizado venezolano hace 37 años, en el masivo acto de Barquisimeto (noroeste).

    Vestido con una camisa con los colores de la bandera de Venezuela y una gorra tricolor, como la que popularizó el opositor en la campaña para las presidenciales de octubre, que perdió ante Chávez por 11 puntos, Fonseca asegura que a Capriles "se le presentó una segunda oportunidad para cambiar el país", tras la muerte del líder venezolano el 5 de marzo, y que esta vez "se dará el triunfo".

    En un ambiente festivo, en el que suena una y otra vez el tema que el salsero Willy Colón le regaló a Capriles y en el que el candidato chavista, Nicolás Maduro, es apodado "mentira fresca", miles de opositores se muestran esperanzados y muy seguros del cambio.

    "El tiempo de Dios es perfecto" o "Es el momento", se lee en muchas de las pancartas que se levantan sobre la multitud. Mientras, mujeres jóvenes se ofrecen con mensajes escritos en cartulinas coloridas a ser la primera dama de Capriles, un abogado de 40 años que dejó su cargo como gobernador del estado Miranda (norte) para postularse a la presidencia.

    "Capriles se ve mucho más seguro que en la otra campaña. Tiene más experiencia que Maduro, más roce con la gente porque ha sido diputado, alcalde y gobernador. Además, en esta campaña ha sido más fuerte y retador, y esto motiva a más gente a votar por él", comenta a la AFP Bianca Vargas, una jubilada de 77 años.

    "Quiero seguridad para que mis nietas puedan crecer en paz, estudiar y trabajar tranquilas", dice Vargas, recordando que a su yerno lo secuestraron hace pocos meses, en un país donde en 2012 se registraron 16.000 homicidios, una de las tasas más altas del mundo.

    A Vargas, que esperó más de cinco horas bajo el sol para escuchar el discurso del líder opositor, también le atrae la propuesta de "no regalar más el petróleo de los venezolanos (a países extranjeros) mientras acá se vaya la luz todos los días o sea tan difícil encontrar los alimentos en el mercado".

    "Se ve, se siente, Capriles presidente", grita de cuando en cuando una multitud multicolor, de la que emergen también pancartas con la imagen de Maduro con orejas de burro o narices largas.

    "El destinó arregló todo. Hay una segunda oportunidad para salir a votar, y esta vez se va a ganar", dice por su parte Carlos Pereira, un estudiante de 31 años al que también le atrae el programa de Capriles por sus planes contra la inseguridad y la inflación.

    "Con Chávez sabíamos que era difícil ganar, pero ahora hay chance. Capriles propone construir, dar la libertad a la gente para invertir, trabajar y vivir en paz. El gobierno solo ha sabido destruir y además Maduro no tiene el arrastre de Chávez", remata este joven. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento