¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Internacional

    El despliegue armamentístico mantiene la tensión en la Península Coreana

     Seúl, 5 abr (EFE).- La prolongada etapa de tensión entre las dos Coreas continuó hoy, día en el que fuentes militares informaron de la carga de misiles de alcance intermedio en lanzaderas móviles del Norte y el despliegue de dos buques para interceptar proyectiles en el Sur.

    "Corea del Norte trasladó en tren dos misiles Musudan y los colocó en lanzaderas móviles" que se encuentran ocultas, aseguraron hoy fuentes militares de Seúl, en lo que según expertos podría anticipar una próxima prueba de misiles del país comunista.

    Ante tal movimiento, Seúl y Washington vigilan de cerca las instalaciones donde se cree que Pyongyang podría albergar sus proyectiles Musudan, cuyo alcance se estima en unos 4.000 kilómetros y, por tanto, técnicamente estarían capacitados para impactar en las bases estadounidenses de Guam y el territorio de su aliado Japón.

    Mientras EEUU decretó el jueves el envío de un avanzado sistema antimisiles a Guam, Corea del Sur ha desplegado hoy en sus costas del Mar Amarillo y del Mar del Este dos buques con sistemas para interceptar proyectiles, aseguraron fuentes militares.

    Si el Ejército del presidente norcoreano, Kim Jong-un, dispara un misil, "vamos a realizar un seguimiento de su trayectoria", indicó un alto oficial del Ejército surcoreano a la agencia local Yonhap.

    Expertos creen que Corea del Norte, país caracterizado por el extremo culto a sus líderes, podría lanzar a modo de prueba el Musudan -algo que hasta ahora no ha realizado- en los próximos días con motivo del aniversario, el 15 de abril, del nacimiento de Kim Il-sung, fundador del país y abuelo del actual dirigente.

    Mientras, la tensa situación entre las dos Coreas en lo relativo al complejo industrial de Kaesong, único proyecto intercoreano vigente, parece haberse relajado hoy, día festivo en el Norte, tras dos jornadas en las que el régimen comunista impidió el acceso de empleados surcoreanos en un gesto sin precedentes.

    Ubicado en territorio norcoreano a escasos kilómetros de la frontera con el Sur, el polígono de Kaesong acoge a 123 empresas surcoreanas que fabrican productos aprovechando la mano de obra barata del Norte.

    Cerrado hoy el complejo y a la espera de saber si el lunes Pyongyang volverá a permitir el paso de surcoreanos, el ministro de Unificación de Corea del Sur, Ryoo Kihl-jae, instó al país vecino a "cesar de inmediato las amenazas y provocaciones" que comprometen el futuro del complejo industrial.

    Sus declaraciones se produjeron durante un encuentro que Unificación ha organizado hoy con los medios extranjeros en Seúl, ante el aumento de la tensión e informaciones extraoficiales relativas a la actual situación en la península.

    La máxima autoridad surcoreana en las relaciones con el Norte aseguró que Seúl permanece "abierto al diálogo" con el régimen de Kim Jong-un e incluso le entregará ayuda humanitaria "independientemente de la situación" que ambos lados de la península viven en el terreno político.

    En esta coyuntura y a pesar de la ausencia de amenazas del Norte durante la jornada de hoy, el principal índice de la Bolsa de Seúl cerró más de un punto porcentual en negativo por segundo día consecutivo como efecto colateral de la persistente tensión con Corea del Norte, evaluaron analistas locales.

    La tensa e inusualmente prolongada situación tuvo su inicio a principios de marzo, cuando el Estado comunista norcoreano recibió nuevas sanciones económicas y comerciales del Consejo de Seguridad de la ONU por su última prueba nuclear realizada un mes antes.

    Desde entonces, las hostilidades del régimen de Kim Jong-un han sido prácticamente diarias y han incluido desde amenazas de inminentes ataques nucleares y de misiles hasta declarar nulo el armisticio de la Guerra de Corea (1950-53) o el citado bloqueo del acceso al complejo de Kaesong.

    Consideradas por expertos una estrategia de Kim para consolidar la unidad interna y reafirmar su posición de fuerza en el exterior, las amenazas norcoreanas también han situado como blanco a las maniobras militares con fuego real que Seúl y Washington mantienen en curso en Corea del Sur hasta finales de abril.

    EEUU despliega 28.500 efectivos en Corea del Sur y se compromete a defender a su aliado como vestigio de la Guerra de Corea, concluida con un armisticio que desde hace seis décadas mantiene técnicamente enfrentadas a las dos mitades de esta nación dividida.

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento