¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Reportajes

    Pagarán $650 millones por carretera que no tendrá muchos cambios en carriles

    Expertos y  vecinos reclaman que la nueva ruta a San Ramón mejorará muy poco la carretera que ya existe.

    Salvo los 4 kilómetros comprendidos entre La Sabana y el puente Juan Pablo II, la carretera a San Ramón quedará igual que la tenemos actualmente.

    Diferencia: que le cuesta a los costarricenses 650 millones de dólares y que estará concesionada a una compañía extranjera por 30 años.

    “¿Cómo justifican una inversión de más de $500 millones para esa carretera? Yo francamente tengo dudas y veo que con mucha ligereza, Concesiones aprueba un monto y lo rectifica como pasó con la ruta 27, que en dos años esa carretera pasó a subir como 40% más el valor”, comentó Rolando Araya, exministro del MOPT.

    ¿Cómo será esta carretera?

    Entre La Sabana y el puente Juan Pablo II la carretera actual es de tres carriles por sentido. El plan prevé aumentarlo a cuatro carriles por sentido.

    A partir de aquí, toda la calzada queda como está. Hasta el aeropuerto Juan Santamaría, es decir, la ruta General Cañas, seguirá siendo de tres carriles por sentido.

    Desde el aeropuerto hasta el río Poás, en las cercanías de Manolos, la ruta será de dos carriles por sentido, exactamente como hasta ahora.

    A partir del río Poás y  hasta San Ramón, la vía será de un carril por sentido, igual que ahora.

    La remodelación incluye una serie de obras nuevas en materia de puentes e intersecciones.

    Ellos son:

    -Ampliación de los puentes del Torres y Virilla al doble. Las reparaciones del puente actual sobre el Virilla seguirán siendo responsabilidad del CONAVI.

    -Ampliación del puente de circunvalación frente al San José Palacio

    -Modernización del paso a desnivel del Castella.

    -Ampliación del Juan Pablo II a tres carriles por sentido, uno más de los que tiene ahora.

    -Ampliación de los puentes: Ciruelas, Alajuela y II que adquirirán un carril más en cada sentido.

    -Pasos a desnivel nuevos o ampliados en muchos intercambios, entre ellos los de La Garita, que ya existe, y Grecia, Naranjo y San Ramón, donde los pasos son a nivel. Se hará un nuevo intercambio hacia Sarchí a desnivel, que actualmente no existe.

    Cuando Autopistas del Sol remodeló la ruta a Santa Ana, los vecinos dijeron que era lo mismo que se tenía antes con un poco de maquillaje. Es lo mismo que hoy afirman los vecinos de San Ramón.

    “Es la misma carretera, no cambia en gran parte. Hay lugares donde se mantendrían los mismos dos carriles, que hemos tenido siempre. No creo que con solo un recarpeteo vaya a acabar el congestionamiento en carretera”, dijo Marvin Rojas, dirigente ramonense.

    Con un agravante: nuevas rutas, como la Barranca-Liberia y la carretera a San Carlos serán a cuatro vías, dos por sentido.                           

    “La carretera a San Carlos que va a llegar en cuatro carriles, ahora se va a encontrar con dos carriles, creando un embotellamiento de 20 mil vehículos que circularán por ahí a diario, así como un peaje que les costará ¢4 mil”, señaló Paul Brenes, representante de Foro de Occidente.

    Igual que sucedió con la carretera a Caldera, esta vía fue diseñada hace muchos años, y nace ya obsoleta.

    “Nosotros iniciamos los estudios y realizamos los estudios para la concesión de la vía en 1998-1999 y desde entonces hemos venido negociando el proyecto. Luego de 14 años el proyecto recibe luz verde”, indicó Rodolfo Méndez, exministro de Obras Públicas que inició los diseños de la vía.

     Rodolfo Méndez, otro ex ministro de Obras Públicas, tuvo a su cargo los primeros diseños de esta vía.

    Hace dos años, en el 2011, con ayuda del gobierno español, el país aprobó un Plan Nacional de Transportes, que planifica las rutas para el futuro y tuvo un costo de  $1 millón.

    La vía a San Ramón es parte de la ruta 1, que une el centro del país con el puerto del Pacífico, y es parte de la comunicación con la Zona Norte y desde allí con el Caribe.

    Ronald Flores era entonces jefe de planeamiento del MOPT.

    El plan dice: una vía idónea para recorridos a 120 kilómetros por hora, con cuatro carriles, dos por sentido y un espacio en el centro, el cual eventualmente podría convertirse en un quinto carril.

    Ronald Flores era entonces Jefe de Planeamiento del MOPT. “Si uno lee el contrato inicial, era más futurista de lo que necesita Costa Rica”.

    Ese plan se echa por la borda con esta concesión. “Se determinó  que si bien es cierto era factible hacerlo desde el punto de vista económico y técnico, la tarifa de peaje era tanto que no se determinó hacerlo en esta etapa”, agregó el ahora ministro, Pedro Castro.

    Otros expertos opinan que ya hoy el país requiere algo diferente.

    “En general no solo en este proyecto, sino en todo el desarrollo de la red vial nacional, insistimos en que tiene que haber un replanteamiento. Hay asuntos económicos que nosotros no dominamos, pero el país como tal debe traer a lo mejor que tenga para abarcar estos temas”, comentó Luis Guillermo Loría, representante del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales.

    Algunos creen que el país debió haber suspendido el contrato, y haber realzado las obras con dineros propios, o mediante créditos, como ocurre con el tramo Cañas-Liberia.

    “Con las decisiones de la Contraloría se está institucionalizando la contratación directa de proyectos multimillonarios. Porque eso es la contratación de esta obra, una contratación directa”, aseguró Méndez Mata.

    Pero el gobierno afirma que echar marcha atrás a estas alturas ya era imposible.

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento