¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Editorial

    Siempre listos para la foto

    Todavía no nos pasa la forma cómo actuó el Gobierno, rápida y solapadamente, para cambiar el reglamento del premio Claudia Poll a los deportistas, con un decreto relámpago, firmado y publicado en La Gaceta en sólo cinco días.

    Así querían evadir su responsabilidad de pagar el premio de ¢156 millones a los atletas costarricenses que ganan títulos y competencias a nivel mundial.

    Queremos dejar muy claro que nunca hemos dicho si el premio es justo o injusto, si es mucho o poco dinero.

    Lo que destacamos es que como ley de la República, el Gobierno es el primero que debería cumplirla al pie de la letra, en lugar de modificarla para zafarles la tabla a nuestros atletas de talla mundial.

    Mal ejemplo nos dan con esta manera de actuar. Si aplicaran la misma rapidez y eficiencia para combatir la delincuencia, para arreglar y construir carreteras y para generar empleos, créanme que viviríamos mejor que los alemanes, los suizos o los estadounidenses.

    También nos preguntamos ¿Hasta cuándo el deporte seguirá siendo la cenicienta de los gobiernos?

    ¿Cuándo entenderán los políticos que el deporte es la mejor manera de canalizar la energía positiva de nuestros ciudadanos, sobre todo de los jóvenes?

    Un deportista no puede ser drogadicto, alcohólico, delincuente, parrandero o vagabundo.

    Un buen deportista es, por definición, disciplinado, perseverante, se impone y supera sus propias metas, conoce el dolor y acepta los sacrificios que le impone su disciplina, máxime, cuando quiere competir con los mejores de mundo.

    Entendamos que los deportistas de clase mundial, no tienen tiempo para trabajar. ¡O entrenan duro, o trabajan duro!

    Eso lo han comprendido muy bien países que se destacan deportivamente como Alemania, Cuba, Estados Unidos, Rusia y China.

    En cambio aquí no reciben ninguno o muy escaso apoyo. Trabajan con las uñas hasta que destacan a base de muchísima perseverancia y esfuerzo.

    Sólo entonces, como por arte de magia, aparecen todos los políticos con besos y abrazos para las fotos.

    Justamente por esa razón es que entre las inolvidables medallas de las hermanas Silvia y Claudia Poll en natación pasaron 15 años sin que Costa Rica tuviera un solo triunfo en campeonatos mundiales.

    ¡15 años en blanco! Hasta que llegaron, por mérito propio, las Hannas y los Nerys.

    Y ahora, lejos de contentarlos, alabarlos y agradecerles, quieren traicionarlos y darles la espalda con un premio que ellos no piden, sino que la ley les concede.

    Es hora de dejarse de excusas y pagar lo que se debe. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento