¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Internacional

    Nelson Mandela se prepara para pasar su tercera noche en el hospital

    PRETORIA, 9 junio 2013 (AFP) - El expresidente sudafricano Nelson Mandela se apresta a pasar su tercera noche en el hospital en el que fue ingresado el sábado en estado "grave" por una neumonía, mientras que Sudáfrica permanecía dividida entre la inquietud, la resignación y el deseo de que tenga un final digno.

    Desde el anuncio de su hospitalización, en la madrugada del sábado, la presidencia todavía no ha dado ninguna información sobre su estado.

    La última información médica indicaba que su situación era "grave pero estable".

    Según los periodistas, Mandela habría recibido dos veces la visita de su familia en el hospital de Pretoria donde los medios creen que está siendo tratado. Sin embargo, la presidencia se niega a confirmar el lugar de su hospitalización.

    El ícono de la lucha contra el apartheid cumplirá 95 años el 18 de julio. En dos años y medio, éste es su cuarto ingreso por un problema pulmonar, sin contar una visita al hospital para someterse a exámenes.

    Aunque se suceden los deseos de una pronta recuperación, esta vez las voces que dicen que incluso los héroes tienen derecho a morir se han hecho más fuertes.

    "Es hora de dejarlo partir" titulaba en primera plana este domingo el diario Sunday Times, con una foto de un Mandela sonriente y saludando con la mano, en un gesto de adiós.

    "Ahora la familia debe dejarlo para que Dios intervenga a su manera", dijo al Sunday Times Andrew Mlangeni, un viejo amigo de Mandela, que resume una opinión ampliamente compartida en las redes sociales en las últimas horas.

    En Twitter los llamados para dejar ir a Mandela se acumulaban: "Hay que rezar para que Tata Madiba vaya bien o para que Dios lo libere de sus sufrimientos? Creo que es hora de que lo dejemos ir", escribió @_Porchez.

    "Tata" (padre) y "Madiba" (el nombre de su clan) son dos maneras respetuosas y afectuosas de dirigirse a Mandela en Sudáfrica.

    En Qunu, el pueblo natal de Mandela en el sur de Sudáfrica, su nieto y jefe del clan, Mandla Mandela, de 39 años, guardó un silencio poco habitual con los periodistas, informó la cadena de televisión eNCA.

    El premio Nobel de la Paz de 1993 apareció debilitado en las últimas imágenes que se filtraron en abril, durante una visita a su domicilio de las más altas autoridades del país.

    En esas imágenes se veía a un anciano sentado en un sillón, con las piernas cubiertas por una frazada. Su rostro parecía de cera y no expresaba ninguna emoción.

    La última vez que Mandela fue hospitalizado fue a fines de marzo, durante diez días, también por una infección pulmonar, probablemente vinculada a las secuelas de una tuberculosis que contrajo durante su encarcelamiento en la isla-prisión de Robben Island, frente al Cabo.

    Fue en esa prisión donde pasó 18 de los 27 años de detención en las mazmorras del régimen del apartheid, picando piedra en medio de una polvareda que dañó para siempre sus pulmones.

    Mandela, que se retiró totalmente de la vida pública hace años, sigue siendo venerado por los sudafricanos por haber logrado evitar un estallido de violencia racial en la transición del régimen segregacionista hacia la democracia, instaurada en 1994.

    Esta transición le valió el premio Nobel de la Paz en 1993, que compartió con el último presidente del apartheid, Frederik De Klerk,

    El arzobispo Desmond Tutu, otra figura mayor de la lucha contra el apartheid y también premio Nobel de la Paz, lo calificó un día de "ícono mundial de la reconciliación". 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento