¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Internacional

    Continúan las inundaciones que han cobrado ya 16 vidas en Europa central

    Viena/Berlín, 5 jun (EFE).- Las crecidas de los ríos de Europa central y del norte, que se han cobrado ya 16 vidas, continúan hoy amenazando con anegar más regiones y ciudades, mientras que en las zonas dañadas en los días pasados han comenzado las arduas tareas de limpieza y reconstrucción.

    En especial preocupan el aumento de los caudales del río Danubio, en Austria y Eslovaquia, y del Elba, en Alemania y la República Checa, donde continúan bloqueadas o cerradas al tráfico numerosas carreteras y vías ferroviarias.

    Tras superar hoy en Viena el nivel de las devastadoras riadas de 2002, el Danubio amenaza con anegar Bratislava, la capital eslovaca, mientras que el Elba ha comenzado ya a inundar Dresde, la capital del estado alemán de Sajonia.

    Por eso, en Alemania, donde se cuentan cuatro muertos por estas riadas, la situación de emergencia se concentró hoy la región en torno a Dresde, mientras que en la parte sur del país la situación tendió a distenderse.

    Unos 700 habitantes de Dresde tuvieron que ser evacuados por la crecida del río, cuyo nivel se situaba por la mañana en 8,27 metros, mientras que lo normal en esta época del año son entre 3 y 4 metros.

    En otras ciudades de Sajonia se mantiene la alarma, extendida asimismo al "Land" de Brandeburgo, que rodea la capital, Berlín.

    La vecina República Checa contabiliza ya más de 19.000 desalojados debido a las inundaciones, con ocho víctimas mortales.

    Las aguas del Elba han anegado la ciudad checa de Strekov, de 100.000 habitantes, al alcanzar un nivel de entre 11 y 11,5 metros, superior a la altura de los diques de contención, según la prensa local.

    Mientras, el río Moldava, que atraviesa Praga, llegó a fluir a una velocidad de 2.500 metros cúbicos por segundo y sigue amenazando a varias regiones checas.

    Aunque la situación en Bohemia del norte sigue siendo crítica, en otras zonas se ha relajado.

    Según "Radio Praga", hoy volvieron a funcionar en la capital checa cinco estaciones de metro que habían permanecido cerradas por peligro de inundaciones.

    En Viena, el Danubio alcanzó hoy al mediodía su caudal máximo histórico, al llegar a los 10.600 metros cúbicos por segundo, batiendo el récord de las devastadoras riadas de 2002, según informó el Departamento de Aguas del ayuntamiento de la capital.

    En 2002, el caudal máximo registrado fue de 10.300 metros cúbicos por segundo, cuando el normal se sitúa en torno a los 2.000 metros cúbicos por segundo.

    Tres puertos fluviales del Danubio en Viena siguen inundados y fuera de servicio.

    En toda la república alpina, al menos dos muertes se atribuyen a las inundaciones, mientras que las autoridades continúan la búsqueda de dos personas desaparecidas.

    Unos 26.000 bomberos, 1.600 soldados y numerosos voluntarios seguían hoy luchando contra la crecida del Danubio en la región más oriental de Austria y trabajando en la limpieza de escombros y reconstrucción en las zonas más occidentales, donde la situación se ha calmado y los niveles de los ríos han comenzado a bajar.

    Se calcula multimillonaria la dimensión de los daños materiales, aunque aún no ha sido cuantificada más exactamente.

    La crecida del Danubio prosigue su rumbo en Eslovaquia y Hungría, que ya han registrado las primeras inundaciones mientras las autoridades trabajan a contrarreloj ante el riesgo de mayores daños.

    Los equipos de socorro rescataron del embalse Gabcikovo, al sureste de Bratislava, el cuerpo sin vida de un hombre aparentemente ahogado.

    Con ello, suman ya dos las víctimas mortales de estas riadas en Eslovaquia.

    Según informó el diario digital "Aktualne", la zona más afectada estaba hoy en Devin, muy cercana a la capital eslovaca, que se encuentra aislada a causa de las riadas.

    En la misma capital, las aguas han anegado ya un paseo, un parque infantil y algunos restaurantes en la ribera del Danubio, cuyo caudal máximo se espera que llegue mañana.

    Por su parte, las autoridades húngaras han instado hoy a los turistas de la isla Margarita, situada en el Danubio, a abandonar los hoteles donde se alojan por peligro de inundaciones.

    Según ha informado el Cuerpo Operativo Nacional, la crecida del río se prolongará hasta el próximo lunes.

    Hungría se prepara para afrontar amplias riadas, después de que en Budapest el nivel del agua igualara ya al de las avenidas que bordean el río. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento