¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Noticias

    Dos muertos han dejado ya las manifestaciones en toda Turquía

    Un joven de 22 años murió el lunes en un hospital tras ser alcanzado por una bala durante una manifestación en el sur de Turquía, informó el canal de televisión privado NTV, con lo que ya son dos las víctimas de los enfrentamientos callejeros en el país.

    "Abdullah Comert resultó gravemente herido... por disparos efectuados por una persona no identificada", indicó NTV, que citaba un comunicado del gobierno local de la provincia de Hatay, cerca de la frontera con Siria, precisando que el joven murió en el hospital.

    Este es el segundo deceso provocado por las manifestaciones que sacuden el país desde hace casi una semana en protesta contra Justicia y Desarrollo (AKP), el partido islámico-conservador gobernante.

    Según un parlamentario del principal partido de la oposición, Hasan Akgol citado por NTV, Abdullah Comert era miembro de la sección juvenil del Partido Republicano del Pueblo (CHP).
    Antes, la Unión de Médicos turcos había señalado la muerte de una primera persona: un joven que murió la noche del domingo en Estambul luego que un coche se estrellara contra los manifestantes.

    La policía turca volvió a utilizar este lunes bombas de gas lacrimógeno contra centenas de manifestantes que lanzaban piedras en Ankara y Estambul, en el cuarto día consecutivo de protestas generalizadas.

    El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, quien se encuentra de visita en Rabat, Marruecos. " aseguró en una conferencia de prensa que la situación "se está calmando" en el país, a pesar del llamado a la huelga lanzado por una confederación sindical. "A mi retorno de esta visita, los problemas serán resueltos", indicó, según la traducción oficial de la conferencia.

    Según Erdogan, sus opositores se aprovecharon de los episodios en Estambul. "Al inicio, los problemas con los árboles (que serían derribados para construir un centro comercial) provocaron algunas protestas. Pero luego los manifestantes fueron controlados por personas que no han ganado las elecciones", afirmó.

    En Estambul, miles de manifestantes volvieron a ocupar el lunes, por cuarta noche consecutiva, la plaza Taksim, indicaron periodistas de la AFP presentes en el lugar. "¡Tayyip, dimisión!", gritaban.
    La policía, en tanto, intervino enérgicamente para dispersar una manifestación con cientos de personas en el barrio de Besiktas, no muy lejos de las oficinas del Primer Ministro.

    La policía también intervino violentamente en Ankara para desalojar a los manifestantes, en su mayoría estudiantes y jóvenes, de la plaza Kizilay, que desde el sábado se convirtió en epicentro de la protesta en la capital turca.

    En la jornada, la poderosa Confederación de Sindicatos del Sector Público (KESK), formuló un llamado para una huelga por dos horas a ser realizada el martes, en protesta contra "el terror" del Estado en la represión a las manifestaciones.

    "El terror ejercido por el Estado contra las manifestaciones totalmente pacíficas ocurrió de manera tal que amenaza la vida de civiles", afirmó el sindicato en su llamado a la huelga.

    La brutalidad de la represión, añadió, "traduce la hostilidad contra la democracia" por parte del gobierno.

    Con un tono conciliador, el presidente turco, Abdulá Gul, llamó el lunes a los manifestantes a la calma y marcó, una vez más, sus diferencias con el primer ministro.

    "Democracia no significa únicamente (una victoria en) elecciones (...). Es natural expresar opiniones diferentes (...) con manifestaciones pacíficas", dijo Gul a la prensa.

    Desde el viernes, la protesta de un puñado de militantes de asociaciones contra el proyecto de construcción de un parque público en Estambul se extendió poco a poco al conjunto de Turquía.
    Erdogan, acusado de autoritarismo y de querer "islamizar" la sociedad turca, se enfrenta a un movimiento de protesta de una importancia inédita desde la llegada al poder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista moderado) en 2002.

    La noche del domingo se produjeron violentos incidentes entre la policía y miles de manifestantes en Estambul, alrededor de las oficinas de Erdogan, así como en Ankara, en el barrio residencial de Kavaklidere.

    El domingo la policía turca dispersó varias manifestaciones en Izmir (oeste), Adana (sur) y Gazientep (sureste), operaciones que causaron varios heridos. Numerosos manifestantes citados por la televisión turca denunciaron la brutalidad de las fuerzas de seguridad.

    La violencia de los últimos tres días dejó más de mil heridos en Estambul y al menos 700 en Ankara, según las organizaciones de defensa de los derechos humanos y los sindicatos de médicos de las dos ciudades.

    La Unión de Médicos Turcos (TBB) anunció este lunes que un joven manifestante murió atropellado el domingo por la noche en Estambul por un coche que embistió a la multitud.
    En tanto, en el sur del país, rebeldes curdos intercambiaron disparos con soldados turcos, que respondieron con fuego desde un helicóptero artillado.

    "Un grupo de terroristas efectuó disparos de intimidación contra una base del ejército, en la ciudad de Sirnak", en el sureste del país, y el helicóptero respondió al fuego en "defensa propia", expresó el comunicado castrense.

    La nota se refiere a los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que habían iniciado una retirada del territorio turco desde inicios de mayo de acuerdo a un acuerdo de paz con el gobierno.

    Un soldado turco resultó levemente herido en el tiroteo por una esquirla de piedra, según la misma fuente. Se desconoce si hubo heridos entre los combatientes kurdos y también las razones del tiroteo.
     

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento