¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Noticias

    Ban Ki-Moon y Rusia piden una conferencia internacional sobre Siria "cuanto antes"

    El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pidieron este viernes en Rusia que se organice "cuanto antes" una conferencia internacional sobre Siria para poner fin al derramamiento de sangre.

    Tras reunirse en Sochi (sur de Rusia), Ban también llamó al régimen de Damasco a que deje que los expertos de la ONU investiguen en el país para verificar acusaciones sobre el uso de armas químicas en la guerra que opone al poder y a los rebeldes.

    De momento, una conferencia internacional sobre Siria debe celebrarse "cuanto antes" porque "las expectativas son altas", declaró Ban. "Cuanto antes tenga lugar, mejor", estimó Lavrov.

    Pero el canciller ruso advirtió de que es demasiado pronto para fijar una fecha para las conversaciones de Ginebra --que se esperan en la primera quincena de junio-- porque la composición de las delegaciones sirias no se ha decidido todavía.

    "Ahora, es importante saber quién participará en el lado sirio, si no no va a ocurrir nada. Es también indispensable ponerse de acuerdo sobre los países que participarán", añadió.

    Las nuevas conversaciones deberían incluir a los rebeldes y a miembros del régimen, algo complicado dado que parte de la oposición se niega a reconocer a Asad como parte en las negociaciones.

    Moscú también pide la inclusión de su socio comercial, Irán, y de Arabia Saudita, aliado estadounidense, como contrapeso, ya que considera a estos dos países como actores clave que no participaron en la conferencia de junio de 2012 en Ginebra.

    Sin embargo, Francia ya rechazó la presencia de Irán en la conferencia internacional sobre Siria.
    "En lo que nos concierne, en todo caso, (no queremos que) Irán" participe en la conferencia organizada por Moscú y Washington, subrayó este viernes el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Philippe Lalliot.

    Después de reunirse con Lavrov, Ban se entrevistó con el presidente ruso, Vladimir Putin.

    "Hoy, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, defendemos el papel central de la ONU en los asuntos internacionales", declaró Putin, citado por las agencias rusas.

    Ban Ki-Moon también recordó que los expertos de la ONU "están dispuestos a ir a los lugares" donde se afirma que se usan armas químicas, y pidió de nuevo a Damasco que les permita investigar.

    Las reuniones de Ban en Sochi se producen en el marco de una intensa actividad diplomática para intentar poner fin a un conflicto que ya dejó más de 94.000 muertos en Siria en poco más de dos años, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

    Más de 1,5 millones de sirios buscaron refugio en los países vecinos, especialmente en Jordania y en Turquía, indicó este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), con sede en Ginebra.

    Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, volvieron a exigir el jueves la marcha del presidente sirio, Bashar al Asad.

    Las conversaciones de Ginebra se acordaron durante una visita el 7 de mayo a Moscú del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y se percibe un esfuerzo conjunto hacia la paz por parte de los antiguos rivales cuando han pasado unos 26 meses de guerra en Siria.

    Pero Obama ha admitido que sigue habiendo cierta desconfianza entre Moscú y Washington y que la comunidad internacional sigue preocupada por la entrega de armas de Rusia a Siria.

    Serguei Lavrov dijo el viernes que "no entiende" el revuelo provocado por esta venta de armas rusas al régimen de Damasco, del que Moscú es uno de los últimos apoyos.

    "No escondemos que entregamos armas a Siria en virtud de contratos firmados, sin violar los acuerdos internacionales", dijo.

    "Entregamos ante todo armas de defensa vinculadas al sistema de defensa aéreo. Eso no altera de ninguna forma las fuerzas presentes en esa región", afirmó Lavrov.

    Rusia confirmó a finales de la semana pasada, unos días después de los ataques israelíes en Siria, estar ultimando la entrega al régimen de Damasco de los sistemas tierra-aire sofisticados S-300, equivalentes de la batería antimisiles Patriot estadounidense.

    La ministra israelí de Justicia y miembro del gabinete de seguridad, Tzipi Livni, denunció el viernes en Jerusalén la entrega de armas rusas al régimen de Damasco y estimó que no "contribuyen a la estabilidad de la región". 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento