¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Internacional

    Obama se defiende ante ofensiva republicana por escándalos

    WASHINGTON, 16 Mayo 2013 (AFP) - El presidente estadounidense, Barack Obama, defendió este jueves a su gobierno, envuelto en varios escándalos en los últimos días, que han sido aprovechados por la oposición republicana para arremeter contra la Casa Blanca.

    En una rueda de prensa tras reunirse con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, Obama buscó apagar los fuegos que han puesto a su administración en una situación complicada y han llevado a los republicanos a acusar a la Casa Blanca de abuso de poder.

    El presidente aseguró no haber tenido conocimiento sobre los abusos por parte de funcionarios del organismo impositivo contra grupos conservadores hasta que el informe sobre el caso se filtró a la prensa la semana pasada.

    "Les prometo esto. Desde el minuto en que me enteré de esto, mi preocupación fue asegurarme de que el asunto se arreglara", dijo Obama.

    "Puedo decirles que no estaba al tanto de nada en relación a ese informe de la inspección general de los servicios fiscales (que protagonizó esos hechos, ndlr) antes de las filtraciones a la prensa", agregó.

    En una primera medida para disminuir la polémica, Obama había anunciado el miércoles el despido del jefe de la agencia fiscal estadounidense debido a la investigación que esa oficina hizo a grupos conservadores.

    El escándalo estalló cuando se supo que los funcionarios que controlaban las aplicaciones de la exención fiscal se centraron en grupos conservadores señalados con nombres o frases como "Tea Party" o "Patriotas", vinculados al Partido Republicano, que se esperaban plantearan feroz oposición a Obama.

    El mandatario dijo que los abusos revelados eran "inaceptables" y prometió castigar a todos los que hayan estado involucrados en el asunto.

    "Nos aseguraremos de identificar cualquier asunto estructural o de personal para prevenir que algo así vuelva a suceder", dijo. "Espero trabajar con el Congreso para investigar a fondo lo ocurrido", agregó el presidente.

    La Casa Blanca ha insistido en que no estuvo involucrada en este tema, ante los ataques republicanos que la acusan de haber incurrido en abuso de poder.

    Obama también se refirió a las polémicas escuchas a periodistas, al advertir que las filtraciones sobre seguridad nacional pueden costar vidas, en una defensa de la investigación de su administración para identificar a quienes revelaron información secreta.

    No obstante, el mandatario concedió que es importante hacer un balance entre seguridad y la libertad de expresión, en una alusión a las críticas desencadenadas por la intervención de los archivos de llamadas telefónicas de la agencia de prensa Associated Press por parte del departamento de Justicia.

    "Filtraciones sobre seguridad nacional pueden poner gente en peligro", dijo Obama. "Pueden poner en peligro a hombres y mujeres en uniforme que enviamos al campo de batalla. Pueden poner en riesgo a alguno de nuestros oficiales de inteligencia que están en situaciones peligrosas", agregó.

    "No me disculpo y no creo que el pueblo estadounidense espere que como comandante en jefe no me preocupe por la información que pueda poner en peligro sus misiones o ponga en peligro sus vidas", destacó.

    Pero Obama agregó que "vivimos en una democracia en la que la libertad de prensa, la libre expresión y el libre flujo de información ayuda a que yo asuma mi responsabilidad, ayuda a que el gobierno sea responsable y ayuda a que la democracia funcione".

    El mandatario afirmó que su administración trabaja para "encontrar los medios de lograr un apropiado equilibrio" entre esos cometidos.

    El miércoles Obama presentó un proyecto de ley que permitiría a los periodistas y sus empleadores no revelar el nombre de las fuentes a las que le prometieron confidencialidad.
     

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento