¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Nacional

    Ricardo Morales Fallón: De roces con el narco a filántropo desprendido

    Aunque era un desconocido en el país hace tan solo horas, Gabriel Ricardo Morales Fallón ahora está en el ojo de Costa Rica, sus cuestionamientos aderezan desde al narcotráfico, importaciones ilícitas, hasta el ya común lavado de dinero.

    La empresa THX Energy, cuando era llamada Thorneloe y dedicada al campo petrolero, fue fundadada y dirigida por este empresario. THX fue la que facilitó a la presidenta de la República un avión para viajar a Perú, y anteriormente a los funerales de Hugo Chávez, en Venezuela.

    Según reportó el diario El Tiempo, el hombre ha desaparecido del ámbito privado, no sin antes plantar la duda acerca de versiones que le acusan de ser el representante disfrazado del narcotraficante Luis Carlos Ramírez, alias “Chupeta”.

    Este narcotraficante está condenado en Brasil; sin embargo, las investigaciones sugieren que Morales por su parte, era dueño de una propiedad en Barú, cerca de Cartagena, por lo que se sospecha que ese terreno se utilizaba como base para operaciones relacionadas con el narcotráfico.

    En apariencia, las autoridades colombianas ya seguían sus pasos desde hace una década, por una importación de vehículos de la marca europea Skoda, de manera dudosa. Además, se ha sospechado de él a raíz de importantes adjudicaciones para explotación petrolera, en las que se ha sospechado que pueda tener influencia.

    Filántropo y promotor de la educación

    En la orilla opuesta, Morales Fallón ha creado también la imagen de filántropo. En 2012, medios internacionales informaban acerca de una donación suya por $10 mil a la organización International Social Service (ISS).

    Además, en su sitio web (http://gabrielricardomoralesfallon.com/) lanza la educación como la base de su trabajo humanitario. “La educación es un derecho humano. Verdaderamente es la base necesaria para cualquier país que se esfuerza a ser exitoso en todos los sectores”, rezan unas cuantas líneas de la misión que consta en ese sitio.

    Ahí abundan las publicaciones en las que Morales Fallón desglosa sus criterios personales acerca de los factores que socaban el desarrollo y la buena educación de los niños. “Lea con sus hijos para ayudarles a tener un futuro más brillante”, y “Falta de acceso a internet evita que nicaragüenses avancen”, solo algunos de los títulos de los artículos.

    Sin mayor reparo, Gabriel Ricardo Morales Fallón parece descasar en el hecho de que contra él no se han logrado comprobar hechos ilícitos puntuales, más allá de una condena menor por falsificación de documentos. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento