¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Noticias | Noticias

    Maduro saca a los militares a las calles para combatir el crimen

    El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó desplegar a unos 3.000 militares en las calles de Caracas para combatir la alarmante criminalidad, que encabeza las preocupaciones de los ciudadanos del país petrolero junto con la crisis económica y la inestabilidad política.

    El plan "Patria Segura" es un nuevo intento por reducir la inseguridad en uno de los países más violentos del mundo, tras el fracaso de casi una veintena de estrategias aplicadas por una decena de ministros del Interior en los 14 años de gobierno del fallecido Hugo Chávez.

    "Nuestra Fuerza Armada Bolivariana va a la calle a proteger el pueblo. ¡Unión cívico-militar!", dijo Maduro en el acto de comienzo del polémico operativo, que en principio cubrirá las áreas críticas del estado Miranda que gobierna el líder opositor Henrique Capriles.

    En Venezuela se registraron más de 16.000 asesinatos en 2012, unos 44 diarios o una tasa de 55,2 muertes por cada 100.000 habitantes, lo que supuso un incremento del 14 por ciento respecto al año anterior, según cifras oficiales. En los cuatro primeros meses de 2013 ya suman 3.400 homicidios.

    Organizaciones no gubernamentales reportaron más 21.000 muertes el año pasado, mientras las autoridades acusan a los medios privados y a la oposición de magnificar el tema para crear una "sensación de inseguridad" por motivos políticos.

    Sacar a los militares a las calles es un tema controvertido en la nación sudamericana y ha sido criticado por grupos de defensa de derechos humanos, que consideran al cuerpo castrense poco preparado para asumir tareas de orden público.

    "Esto puede generar potenciales violaciones a los derechos humanos", dijo la semana pasada la ONG Provea.

    El propio Chávez -quien impulsó algunos operativos temporales de seguridad con el Ejército- solía criticar el enfoque represivo de gobiernos predecesores que utilizaban a los uniformados para sofocar manifestaciones o brotes de violencia.

    "Esta es otra Fuerza Armada", se defendió Maduro el viernes en una entrevista con la cadena regional Telesur, financiada por el Gobierno venezolano, cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que los soldados cometan excesos.

    CONTENIDOS VIOLENTOS
    Maduro afronta una delicada situación política después de que la oposición no admitiera su ajustada victoria del 14 de abril, mientras la economía exige acciones urgentes ante los desajustes creados por numerosos controles financieros.

    Su apuesta por la seguridad viene a saldar una de las grandes cuentas pendientes de su mentor, quien apostaba por sus programas de educación, salud y alimentación en los barrios marginales para reducir la violencia, en detrimento del despliegue de los desprestigiados cuerpos policiales.

    "Los llamo al servicio de la patria. Tiene que ser algo más que patrullaje. Tiene que ser con conciencia, pasión, compromiso y amor", comentó el mandatario a los soldados desde la base militar Fuerte Tiuna en Caracas.

    El Ministerio del Interior reconoce que buena parte de los atracos, secuestros y homicidios son cometidos por "mafias" en el seno de las atomizadas fuerzas policiales.

    Expertos ven que la impunidad - 9 de cada 10 crímenes no se investigan -, el mal funcionamiento del sistema de justicia y las malas condiciones laborales de la policía son los factores detrás del drama de la violencia en el rico país petrolero.

    El presidente de 50 años, antiguo chofer de autobús y ex sindicalista, dijo que tomará medidas adicionales, sobre todo en los medios de comunicación, para poner fin a la "masacre".

    "No vamos a permitir más series violentas, más series que promuevan la prostitución, la droga, el culto a las armas. Lo digo aquí, y después no vengan a decir que soy un dictador, tengo que proteger a los niños, a nuestra juventud", aseveró.

    Este programa de seguridad prevé la instalación de 500 puntos de control y la patrulla de tropas de la Fuerza Armada durante unos meses, hasta que se gradúen 9.000 nuevos policías nacionales y 1.600 oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana para reforzar las labores de seguridad.

    Además, Maduro aumentó el salario de las Fuerzas Armadas así como otros beneficios para el cuerpo castrense, que durante los tres lustros de Chávez tuvo un papel vital en la administración pública con la dirección de altos cargos políticos y económicos. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento