¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Teleclaves

    Seguir el camino de la felicidad, puede ser la mejor inspiración para una buena idea.

    Muchos asocian esa palabra a logros profesionales ligados a lo material, pero muchas veces, la mejor idea es buscar la felicidad, en lo más simple. Él la encontró siguiendo su sueño de niño.

    Desde muy pequeño, su personalidad creativa y emprendedora salió a relucir. En su mente poco a poco crecía ese sueño de ser su propio jefe, de crear.

    Ese instinto le acompañó, estudió administración de negocios, y luego viajó a Francia para sacar una maestría. Cuando llegó al país, con esposa francesa incluida, consiguió ese primer trabajo que le daría estabilidad económica.

    Entró en ese ritmo frenético de vida, que a tantos atrapa y comenzaron los problemas: se alejaba de sus sueños, de su esposa, de su vida.

    Para terminar de estudiar en Francia, había aprendido a preparar pizzas, se había enamorado de ese proceso, y ahí fijó su destino. Un día dejó atrás todos sus temores, y con el apoyo de su esposa decidió renunciar y seguir sus sueños de infancia.

    Alquiló un local de 2 metros por 2 en Coronado, y con los ahorros de su vida, compró todos los utensilios necesarios para iniciar su negocio.

    Su buena idea no fue sólo la de renunciar en búsqueda de su felicidad. Lo que convierte a su historia en una buena idea, es que sin importar el tamaño de su negocio, el que le daría una nueva vida, lo ejecutó con excelencia, con pasión.

    Ahora se gana la vida con una sonrisa en su rostro. Dejó una gerencia estable por seguir sus sueños en una pequeña pizzería, pero lo hizo con toda la responsabilidad que la decisión demandaba.

    Aprovechó todos sus conocimientos profesionales, para iniciar su negocio con todas las de la ley.Su vida cambió completamente, comenzó a vivir su sueño, sin una oficina ostentosa, pero con la satisfacción de construir día a día su negocio.

    Es consciente de que parte de su éxito en la pizzería, se lo debe a todo lo que aprendió como administrador de empresas. Ahora que podía manejar su tiempo, también buscó la forma de ayudar a otras personas con talento.

    Da clases a personas de diferentes lugares con sueños similares al suyo, eso también le apasiona. Ahora su vida es diferente, se construye a su ritmo pero siempre dejando alma, vida y corazón en lo que hace, compartiendo sus conocimientos y su buena cuchara. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento