Teletica

ABR24

22:34

Pronóstico para San José

Ingresá con tu cuenta de Teletica

¿Olvidaste tu clave? Registrate
Hoy en Teletica

    Entretenimiento | Entretenimiento

    Los no nominados se vengan en la alfombra roja de los premios Tony

    Agencia EFE

    Nueva York, 9 jun (EFE).- Aunque no habían recibido la nominación que muchos habían vaticinado, estrellas como Scarlett Johansson, Sigourney Weaver o Cuba Gooding Jr. han servido la venganza fría dominando la alfombra roja de la 67 edición de los premios Tony que se celebraron en el Radio City Musical Hall de Nueva York.

    Johansson llegó al final, cuando ya no había atasco de estrellas para entrar a la alfombra roja, adoptó la pose de diva y deslumbró con su vestido: un aparente traje de chaqueta negro que remataba su cuello con pedrería y que reinventaba el esmoquin para mujer. Sus labios rojos, su mirada altiva, el pelo suelto y sus piernas al aire hacían el resto.

    Así la "gata" que no había alcanzado candidatura el Tony por caminar sobre "el tejado de zinc caliente" se apuntaba el título de la más esperada, admirada y hermosa al ronronear sobre la alfombra roja.

    Poco antes, Sigourney Weaver, que tampoco ha sido finalista a pesar de estar en una de las obras más reconocidas, "Vanya and Sonia and Marsha and Spike", reinvención del teatro de Chéjov, apareció enfundada en un vestido azul de corte griego, derrochó glamour y demostró cómo dejar que los años se encajen con dignidad sin recurrir al bisturí.

    Y al más puro estilo de aquella gala de los Óscar donde ganó por "Jerry Maguire", Cuba Gooding Jr., tampoco entre los agraciados por uno de los revival del año, "Regreso a Bountiful", volvió loco al público presente en la sexta avenida de Manhattan al subirse a la furgoneta que le dejó en el Radio City Music Hall y dedicarles un baile en su traje negro con corbata blanca.

    El maestro de ceremonias de los Tony de este año, Neil Patrick Harris, que asume esta tarea por cuarta vez, había sido de los primeros en llegar, con traje gris y corbata granate, y presumiendo de complicidad con su novio, David Burtka.

    Pero al margen de quienes llegaron sin los nervios de la competición, algunos nominados también ocuparon algunos de los momentos más destacados de esta alfombra roja que paró el tráfico del Midtown de la Gran Manzana.

    Tom Hanks, que opta al Tony al mejor actor por su debut en "Lucky Guy", vistió esmoquin convencional con pajarita negra, si bien llamó la atención con su espeso bigote y presumió de matrimonio estable con una Rita Wilson vestida de azul en un vestido cuyo clasicismo se rompía con una cremallera de brillantes que lo atravesaba desde la manga hasta la pierna.

    Tom Sturridge, nominado por "Orphans" en la misma categoría, apostó por el estilo "grunge", mientras que Patina Miller, finalista a la mejor actriz de musical por "Pippin", lució espectacular en un modelo de Zac Posen con corte de sirena, y juego de tules cobre un ajustado corsé.

    Fiinalmente, Cindy Lauper, que podría hacer de esta su gran noche gracias a las 13 nominaciones de las que disfruta el musical que ella ha compuesto, "Kinky Boots", recuperó su excesiva y colorista estética de los años ochenta con una cresta roja y un bordado negro.

    Entre los que acudieron a la gran fiesta de Broadway, también se coló el boxeador Mike Tyson, que luego incluso bailó en el número inicial de la gala, Anna Kendrick (de negro y azul por Donna Karan Atelier) Zachary Quinto, leyendas como Bernardette Peters, Alan Cummings o Debra Messing.

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento